Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Definición y Principios de la Administración



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 3 
Next page End 1 2 3  

Definición y Principios de la Administración
Gastón Palacios
gastalacios@gmail.com
Buenos Aires, Argentina
DEFINICION DE LA ADMIMSTRACION
El conjunto de las operaciones que realizan las empresas puede dividirse en seis grupos, a
saber:
1 Operaciones técnicas (producción, fabricación, trasformación);
2 Operaciones comerciales (compras, ventas, permutas);
3 Operaciones financieras (búsqueda y administración de capitales);
4 Operaciones de seguridad (protección de bienes y de personas);
5 Operaciones de contabilidad (inventario, balance, precio de costo, estadística, etc.);
6 Operaciones administrativas (previsión, organización, mando, coordinación y control).
Estos seis grupos de operaciones o funciones esenciales existen siempre en toda empresa,
sea ésta simple o compleja, pequeña o grande.
La enseñanza de la administración debe, por consiguiente, ser general: rudimentaria en las
escuelas primarias, un poco más extensa en las secundarias y muy desarrollada en las
superiores.
Esta enseñanza no podrá, hacer de todos sus alumnos buenos administradores, como
tampoco puede la enseñanza técnica lograr que todos los suyos sean excelentes técnicos.
No se le exigiría sino servicios análogos a los que rinde la enseñanza técnica. Y por qué no
podría rendirlos? Se trata, principalmente, de hacer que la juventud se halle en condiciones
de comprender y de utilizar las lecciones de la experiencia. Actualmente, el debutante no
tiene ni doctrina administrativa ni método, y muchos quedan, a este respecto, principiantes
durante toda su vida.
Es necesario esforzarse, pues, en inculcar las nociones administrativas en todas las clases
sociales. La escuela desempeñar, evidentemente, un papel considerable en esta enseñanza.
El día en que la administración forme parte de la enseñanza, los profesores de las escuelas
superiores sabrán organizar en forma adecuada el plan de esta materia. Pero es más difícil
concebir lo que debe ser la enseñanza administrativa primaria. He hecho, a este respecto, un
ensayo que expondrá sin pretensiones de ninguna naturaleza, convencido de que un buen
profesor sabrá mejor que yo extraer de la doctrina y poner al alcance de sus alumnos todo lo
que convenga enseñarles.
PRINCIPIOS GENERALES DE ADMINISTRACION
La función administrativa solo tiene por órgano y por instrumento al cuerpo social. Mientras
que las otras funciones ponen en juego la materia prima y las máquinas, la función
administrativa solo obra sobre el personal.
La salud y el buen funcionamiento del cuerpo social dependen de un cierto número de
condiciones, a las cuales se les da indiferentemente el nombre de principios, de leyes o de
reglas.
Emplear con preferencia la palabra principios, desembarazándola de toda idea de rigidez. No
existe nada rígido ni absoluto en materia administrativa; en ella todo es cuestión de medida.
Casi nunca puede aplicarse dos veces el mismo principio en condiciones idénticas: es
necesario tener en cuenta las circunstancias diversas y cambiantes, los hombres igualmente
diversos y cambiantes y muchos otros elementos variables.
Además, los principios son flexibles y susceptibles de adaptarse a todas las necesidades. La
cuestión consiste en saber servirse de ellos: es éste un arte difícil que exige inteligencia,
experiencia, decisión y mesura.
La mesura, hecha de tacto y experiencia, es una de las principales cualidades del
administrador. 
El número de los principios de administración no es limitado. Toda regla, todo medio
administrativo que fortifica el cuerpo social o facilita su funcionamiento toma lugar entre los
principios, por todo el tiempo, al menos, en que la experiencia lo confirme en esta alta
dignidad. Un cambio en el estado de cosas puede determinar el cambio de las reglas a las
cuales ese estado había dado nacimiento. 
A continuación mencionar algunos de los principios de administración que he tenido que
aplicar con más frecuencia:
1 La división del trabajo;
2 La autoridad;
3 La disciplina;
4 La unidad de mando;
5 La unidad de dirección;
6 La subordinación de los intereses particulares al interés general;
7 La remuneración;
8 La centralización;
9 La jerarquía;
10 EI orden;
11 La equidad;
12 La estabilidad del personal;
13 La iniciativa;
14 La unión del personal.
1. DIVISION DEL TRABAJO
La división del trabajo es de orden natural: se observa en el mundo animal, donde a medida
que el ser es más perfecto posee más variedad de órganos encargados de funciones
distintas; se advierte en las sociedades humanas, en que cuanto más completo es el cuerpo
social, tanto mayor y más estrecha es la relación entre la función y el órgano. A medida que
la sociedad crece aparecen nuevos órganos destinados a remplazar al órgano único
primitivamente encargado de todas las funciones. La división del trabajo tiene por finalidad
producir más y mejor con el mismo esfuerzo.
EI obrero que fabrica todos los días la misma pieza y el jefe que trata constantemente los
mismos negocios, adquieren una habilidad, una seguridad y una precisión que acrecen su
rendimiento. Cada cambio de ocupación o de tarea implica un esfuerzo de adaptación que
disminuye la producción.
La división del trabajo permite reducir el número de objetos sobre los cuales deben aplicarse
la atención y el esfuerzo. Se reconoce que es el mejor medio de obtener el máximo provecho
de los individuos y de las colectividades. No se aplica solamente a las tareas técnicas sino a
todos los trabajos, sin excepción, que ponen en movimiento un número más o menos grande
de personas y que exigen de éstas varias clases de capacidad. Tiende, en consecuencia, a
la especialización de las funciones y a la separación de los poderes.
Por más que sus ventajas sean universalmente reconocidas y que no sea factible imaginar la
posibilidad del progreso sin el trabajo especializado de los sabios y de los artistas, la división
del trabajo tiene límites que la experiencia y el sentido de la medida enseñan a no franquear.
2. AUTORIDAD - RESPONSABILIDAD
La autoridad consiste en el derecho de mandar y en el poder de hacerse obedecer.
Se distingue en un jefe la autoridad legal inherente a la función y la autoridad personal
formada de inteligencia, de saber, de experiencia, de valor moral, de aptitud de mando, de
servicios prestados, etc. En un buen jefe la autoridad personal es el complemento
indispensable de la autoridad legal. No se concibe la autoridad sin la responsabilidad, es
decir, sin una sanción -recompensa o penalidad- que acompaña al ejercicio del poder. La
responsabilidad es un corolario de la autoridad, su consecuencia natural, su contrapeso
indispensable. En cualquier lugar donde se ejerza la autoridad, nace una responsabilidad.
La necesidad de sanción, que tiene su fuente en el sentimiento de justicia, es confirmada y
acrecentada por la consideración de que, en beneficio del interés general, es menester
alentar las acciones útiles e impedir las que no tienen este carácter.
La sanción de los actos de la autoridad forma parte de las condiciones esenciales de una
buena administración. En la práctica dicha sanción es generalmente difícil de aplicar, sobre
todo en las grandes empresas: es necesario establecer primero el grado de responsabilidad
y después la cuantía de la sanción. Pues, si es relativamente fácil establecer la
responsabilidad de los actos de un obrero y la escala de sanciones correspondientes, la
tarea es más ardua con respecto a un capataz, y a medida que se asciende en la línea
jerárquica de las empresas, que Ias operaciones son más complejas, que el número de los
agentes que intervienen es mayor, que el resultado final es más lejano, es cada vez más
difícil determinar el grado de influencia del acto de autoridad inicial en el efecto producido y
establecer el grado de responsabilidad del jefe. La medida de esta responsabilidad y su
equivalencia material escapan a todo cálculo.
De ello se infiere que la sanción es una cuestión de uso, convencional, y que el juez, al
establecerla, debe tener en cuenta el acto mismo, las circunstancias que lo rodean y la
repercusión que la sanción puede tener. El juzgamiento exige alto valor moral, imparcialidad
y firmeza.
Si no se cumplen todas estas condiciones, es de temer que el sentimiento de la
responsabilidad desaparezca de la empresa.
La responsabilidad, valientemente ejercida y soportada, es una fuente de respeto, es una
clase de coraje muy apreciada en todas partes. Se tiene una prueba palpable de ello en el
trato de algunos jefes de industria, muy superior al de ciertos funcionarios del Estado de
grado equivalente, pero sin responsabilidades.
Sin embargo, la responsabilidad es generalmente tan temida como la autoridad es codiciada.
El miedo de las responsabilidades paraliza muchas iniciativas y destruye muchas buenas
cualidades.
Un buen jefe debe tener y expandir a su alrededor el coraje de las responsabilidades.
La mejor garantía contra los abusos de autoridad y las debilidades de un gran jefe es el valor
personal y principalmente su alto valor moral. Es sabido que ni la elección ni la propiedad
confieren este valor.
3. DISCIPLINA
La disciplina consiste esencialmente en la obediencia, la asiduidad, la actividad, la presencia
y los signos exteriores de respeto realizados conforme a las convenciones establecidas entre
la empresa y sus agentes. 
Estas convenciones fijan las modalidades de la disciplina, ya se trate de pactos libremente
debatidos o aceptados sin discusión previa; que sean escritos o tácitos; que resulten de la
voluntad de las partes, de las leyes o de la costumbre.
La disciplina, resultante de convenciones diversas y variables, se presenta naturalmente con
los aspectos más diferentes: las obligaciones de obediencia, de asiduidad, de actividad y de
presencia difieren, en efecto, de una empresa a otra, de una categoría de agentes a otra en
la misma empresa, de una región a otra y de una época a otra.
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.