Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Inversión en la Empresa



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 8 
Next page End 1 2 3 4 5 6  

Investigación desarrollada y enviada por: Luis Garrido Martos
lgarrido@mutua.org
Las empresas para generar resultados necesitan disponer de activos. Activos
circulantes y fijos; materiales e inmateriales.
Todos estos activos se financian con los recursos propios y ajenos que representa el
pasivo, y el pasivo de toda empresa tiene su coste, aunque a veces, no seamos muy
conscientes de ello. (La contabilidad no registra el coste de oportunidad, el riesgo
asumido por la empresa, ni la inflación, por ejemplo).
Por definición, la rentabilidad que se obtiene de los activos, tiene que ser superior al
coste del pasivo. Pero también por necesidades de supervivencia de la empresa. Sin
embargo, la realidad pone de manifiesto muchas veces otra cosa bien distinta.
Todo el activo de una empresa no esta compuesto por fijo; también existe el activo
circulante. Pero especialmente en las empresas industriales, el activo fijo tiene un peso
muy importante, y por lo tanto, deben estudiarse y analizarse muy cuidadosamente las
decisiones de inversión. Sobre todo teniendo en cuenta, que este tipo de inversiones
compromete los recursos de la empresa a largo plazo. Es por lo tanto “absolutamente
imprescindible planear bien los proyectos de inversión, con la vista puesta no tan solo
en el corto plazo sino también en el medio y largo plazo”. (1)
Ello nos conduce a la necesidad de conocer métodos de análisis y evaluación de
inversiones, pero también a aplicar mucho sentido común, puesto que no existe método
alguno que garantice el éxito de una inversión concreta. Los modelos de análisis de
inversiones, son solo parte del proceso de la toma de decisiones, pero no deben suplir
nunca  el juicio del analista, es decir, de la persona que toma decisiones.
1)
Ruido de crisis, pymes que se tambalean. José Mª Gay Saludas. Editorial el propio autor. 1.996
Página 102. 
Además, no debemos cometer el error, de analizar muy bien la inversión cuando ésta
es un proyecto, y olvidarnos de la misma, cuando ya es una realidad, cosa que por
desgracia, pasa en más de una empresa y en más de una ocasión.
Con frecuencia, una vez puesta en marcha la inversión nos olvidamos de ella.  La
rentabilidad del activo se calcula (por lo general) de forma global; no se entra en el
análisis particularizado de cada una de las inversiones en concreto, y en todo caso, el
criterio contable (rentabilidad económica) no es el mismo que el utilizado en el análisis
de inversiones. (VAN, por ejemplo).
Indistintamente del método que se utilice para evaluar una inversión, es   necesario
disponer de  datos para poder hacerlo. Sin datos o información, no es posible aplicar
método alguno de evaluación, y aquí está precisamente el meollo de la cuestión. La
dificultad para evaluar una inversión no está en el cálculo del V.A.N. o de la T.I.R.; la
verdadera dificultad está en las previsiones económicas de dichas inversiones. 
Los modelos de valoración de inversiones utilizan los flujos financieros previstos de las
mismas, es decir, los valores monetarios, pero éstos flujos son consecuencia a su vez
de los flujos económicos correspondientes. Por lo tanto, una  “buena evaluación” no
sólo requiere la correcta aplicación del método elegido; requiere especialmente un buen
análisis, comprensión, y previsión de los flujos económicos del proyecto; es decir, su
funcionamiento y generación, hasta convertirse en flujos financieros líquidos, que es la
información básica utilizada por los distintos modelos de valoración.  
La decisión de invertir debe tomarse con precaución y prudencia: los números son
siempre necesarios, pero éstos son interpretables, y desde luego los resultados de las
previsiones tienen mucho que ver con las hipótesis de trabajo que se hayan manejado
previamente. Por ello, sólo se debe decidir inversiones de importancia cuando exista un
convencimiento pleno y bien fundamentado de su rentabilidad y viabilidad.
1. Definición de la inversión
Existen distintas definiciones de inversión que han dado prestigiosos economistas.
Entre ellas, podemos citar por ejemplo, la de Tarragó Sabaté  que dice que “la inversión
consiste en la aplicación de recursos financieros a la creación, renovación, ampliación o
mejora de la capacidad operativa de la empresa”.(2)
Peumans, dice que “la inversión es todo desembolso de recursos financieros para
adquirir bienes concretos durables o instrumentos de producción, denominados bienes
de equipo, y que la empresa utilizará durante varios años para cumplir su objeto
social”.(3)
Así podríamos citar a diversos autores más, que han dado definiciones parecidas, o con
ligeras diferencias o matices, pero que en general todas vienen  a decirnos que las
inversiones consisten en un proceso por el cual
un sujeto decide vincular recursos
financieros líquidos a cambio de expectativas de obtener unos beneficios también
líquidos, a lo largo de un plazo de tiempo, denominado vida útil, u horizonte temporal
del proyecto.
De esta definición, hay que resaltar:
a) Liquidez de los recursos financieros vinculados.
b) Certeza (más o menos exacta) del desembolso inicial.
c) Incertidumbre de los beneficios futuros.
Ciertos autores, establecen como elementos de la  inversión:
1)  El sujeto de la inversión (generalmente empresa)
2)  El objeto de la inversión (ejemplo: adquisición de equipo)
3)  El coste de la inversión o inversión inicial. Desembolso que  
     hay que hacer en el momento cero para llevar adelante
                          el proyecto.
                     4)  La corriente de cobros y pagos líquidos que originará la   
                          inversión durante su vida útil.
                     5) El tiempo ( y momentos) durante el cual el proyecto generará 
                         flujos financieros.
                     6)  El posible valor residual
                         
2)
Fundamentos de economía de la empresa. F.Tarrágo Sabaté. El propio autor 1986.   
      Página 308
3)  Valoración de proyectos de inversión. H. Peumans. Deusto 1967. Página 21
2. Objeto del análisis de inversiones 
El análisis de inversiones intenta responder básicamente a dos cuestiones:
a)
Dado un proyecto de inversión, decidir si resulta conveniente o no, emprenderlo.
b)
De entre dos o más proyectos de inversión, todos ellos aconsejables, determinar
la preferencia de los mismos desde un punto de vista  financiero.
      
Como criterios básicos para la selección de inversiones podemos en principio, utilizar
las siguientes:
1)
Que el valor actualizado del rendimiento sea superior al valor actual del costo de
inversión. Es decir que tengan V.A.N. positivo, y dentro de esa condición, dar
preferencia a las inversiones que cumpliendo con los demás objetivos fijados por la
empresa, presenten un V.A.N. más elevado en relación con el capital invertido.
(Valor neto actual relativo)
2)
Que la empresa pueda “soportar” la  tensión financiera que se va a producir entre el
momento o momentos de realizar la inversión ( o los pagos de la misma), y el
momento o momentos en que se recojan los frutos de dicha inversión; es decir, sus
flujos de fondos positivos.
Si se cumple la primera condición y la tasa de descuento está correctamente  fijada, es
evidente que el volumen de cobros será superior al volumen de pagos, pero
generalmente, existirá un “desfase” en el tiempo, que la empresa deberá estar en
condiciones de poder soportar y financiar, contando siempre con la dificultad añadida de
calcular los flujos de cobros  que generará el proyecto, en cuanto importes y momentos
que se producirán éstos.
Los modelos de análisis de inversiones son modelos matemáticos que intentan simular
la realidad del proceso de inversión, para evaluar sus resultados. Sistematizan una
serie de datos cuantitativos, e informan con respecto a la conveniencia o no de
emprender la realización del proyecto.  Puesto que cualquier modelo matemático es una
simplificación de la realidad, no existe ninguno que pueda tener en cuenta a la vez,
todos los aspectos de una inversión, aunque un buen análisis debe combinar los
principales.(V.A.N., T.I.R., y plazo de recuperación).
Pero estos modelos, son solamente una parte del proceso de decisión. En sí mismos no
son modelos de decisión, sino de información. (En realidad la decisión es la última fase
del proceso).
Otro aspecto a destacar, es que los modelos de análisis de inversiones al intentar
simular la realidad futura, deben trabajar con estimaciones o previsiones de las
variables que utilizan, por lo que la fiabilidad de sus resultados, dependerá lógicamente,
del acierto de dichas previsiones. Por lo tanto, la capacidad de prever es un factor
esencial para tomar decisiones acertadas en materia de inversiones. 
Sin embargo, el éxito del proyecto no sólo dependerá de la capacidad de predecir los
movimientos de fondos futuros, sino también, y muy especialmente, de saber controlar
el curso de los hechos que se produzcan una vez puesto en marcha el proyecto. Ambos
aspectos, convierten las decisiones de  inversión en decisiones de  suma importancia.
El presidente de una de las compañías petroleras más importantes, expresó en cierta
ocasión, que lo ultimo que delegaría serían las decisiones sobre inversiones, ya que
estas decisiones constituyen el armazón del desarrollo futuro de una empresa, siendo
un factor básico de la eficiencia y del poder competitivo de las mismas. Por
consiguiente, la adopción incorrecta de este tipo de decisiones tiene unas
consecuencias muy graves sobre los beneficios y el futuro de una empresa.
La decisión de invertir es una de las más peligrosas decisiones a tomar por una
empresa. Son numerosos los ejemplos que se podrían poner de empresas que han
entrado en crisis por emprender procesos de inversión para los que no estaban
preparadas o no eran adecuados para la situación de su entorno. Por ello, la decisión
de invertir es una decisión delicada…”(4)
Efectivamente, la inversión conlleva un alto riesgo para la empresa, puesto que una vez
tomada, es prácticamente irreversible, con unas implicaciones financieras generalmente
muy importantes.
Por ello, las inversiones de cierta cuantía, sólo deben ser aprobadas después de un
completo estudio donde se ponga de manifiesto su rentabilidad y viabilidad, tanto como
inversión “aislada”, como desde el punto de vista del efecto o impacto que tendrá dicha
inversión en la Cuenta de Resultados y en el Balance de la empresa.
3. Métodos de análisis
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.