Ir a inicioFavoritosRecomiéndanos El Prisma.com - Administración de Empresas
Inicio > Regresar a Administración de Empresas 322 visitantes activos
Planificación y Control - Funciones



Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 8 
Next page End 1 2 3 4 5 6  

LAS FUNCIONES DE PLANIFICACIÓN Y CONTROL 
2.1. CONCEPTO DE PLANIFICACIÓN.
Aun cuando pudiera pensarse que la planificación es fundamentalmente
una elección o un intento de pronosticar el futuro, comprende bastante más. De
alguna manera, pretende dominar el futuro desconocido y conocer por adelantado,
qué se desea hacer, cómo puede alcanzarse el propósito establecido, cuándo van
a ejecutarse cada una de las acciones previstas, quién va a desempeñarlas, qué
recursos se utilizaran para su logro y cómo van a evaluarse los resultados
conseguidos. Es un proceso intelectual, previo a la realización de acción que se
planifica, que utiliza la previsión para fijar los objetivos. Steiner (1979) la define
como “ el proceso que determina los grandes objetivos de una organización
y las políticas y estrategias que gobernarán la adquisición, uso y disposición
de recursos para conseguir tales objetivos.”
La planificación se puede considerar como el instrumento fundamental de
la dirección empresarial, al abordar y responder a cuestiones tales como: la
filosofía, el propósito, la línea de actuación y los objetivos a conseguir; las políticas
de investigación y desarrollo, de tecnología o de producción; los productos a
elaborar o los mercados en los que se estará presente; la forma de competir o los
canales de distribución; los recursos y cuantas cuestiones sean relevantes para la
empresa.
Koontz y Weirich (1995), hablan sobre la naturaleza de la planificación,
indicando las siguientes características:
q
El fin de la planificación es lograr los objetivos de la empresa, facilitando
su consecución. 
q
Señalan la primacía de la planificación en relación a las restantes
funciones administrativas: diseño organizativo, dirección y control.
q
Constituye una función propia de todo administrador, aunque su carácter
y amplitud varíen según la delegación recibida.
q
Incorporan el objetivo de eficiencia (ingresos versus costes requeridos)
en la realización de los planes.
La planificación, por su carácter formal, es un sólido canal de
comunicación dentro de la empresa, permite fijar las bases para medir el
resultado global y el de cada una de las unidades organizativas, además de ser
una fuente de capacitación para los propios directivos. Requiere, no obstante, una
serie de componentes:
1.
Especificación del tiempo a que se refiere.
2.
Concreción de la unidad organizativa para la que se formula.
3.
Características como: exactitud (necesidad y suficiencia), flexibilidad para
adaptarse al entorno, racionalidad respecto de los hechos analizados,
posibilidad-facilidad de ejecución, y aspectos cuantitativos y cualitativos.
Por otra parte, el proceso de concreción es difícil, existe complejidad e
incertidumbre, y encuentra algunas barreras que deben superarse: hay necesidad
de que en la misma se involucren todos los niveles directivos, evitándose que se
efectúe de manera aislada o sólo por un equipo asesor. Pueden ser también
contraproducentes, la abundancia de datos y de análisis estadísticos, una
excesiva abstracción o un exceso de énfasis en las técnicas de planificación o la
falta de especialistas en planificación. Por tanto, es importante que arranque
desde la alta dirección (el compromiso de apoyo, la vinculación efectiva y la
responsabilidad), con una intervención de los staffs especializados y la
participación de todos los restantes directivos. Una participación que no se agota
en ellos, sino que debe continuar hasta los niveles operativos más bajos.
2.2. FASES DE LA PLANIFICACIÓN.
La planificación como todo proceso, consta de una serie de etapas que la
configuran. Generalmente se aceptan las siguientes fases del proceso.
1.- Identificación del problema. 
El proceso de planificación se inicia con la constancia de la necesidad de
hacerlo. Debe de haber un hecho, unos signos, unos presentimientos que hagan
surgir en el directivo el convencimiento de que la planificación mejorará su
situación. En esta fase se apreciará el futuro político, económico, tecnológico; se
definirá la misión de la empresa; se anticipará el papel de la empresa en el medio
en que se mueve o se moverá; se llevarán a cabo los trabajos de previsión; y se
derivarán de los correspondientes estudios internos y externos, las oportunidades,
las amenazas, y los puntos fuertes y débiles. Es una etapa de recogida de
información, con determinación de los problemas y sus causas (problema de
rotación de personal, problema de excesivo coste de producción).
2.- Especificación de objetivos.
Fijará una primera aproximación sobre la situación futura deseada,
estableciendo los objetivos que permitan alcanzarla. Tales objetivos deberán
presentar una desagregación jerarquizada y que expresen sus deseos en
cuestiones como cuota de mercado, rentabilidad o ventas para el horizonte
temporal de la planificación.
Los objetivos deberán establecerse de forma que sean comprensibles,
que estén acordes con los recursos existentes, y que permitan aprovechar las
oportunidades detectadas en el análisis externo-interno de la empresa.
3.- Determinación de premisas. 
Requiere explicitar las premisas, suposiciones consistentes, para realizar
los pronósticos del futuro, fijar las políticas clave y desarrollar los planes de la
empresa. En relación a los pronósticos, la aproximación y determinación a los
futuros escenarios en los que se prevea va a estar situada la empresa no debe
significar un análisis exhaustivo, sino de aquellas variables más significativas para
el problema abordado. Respecto de las políticas y planes, habrá que identificar
Previous page Top Next page
Inicio Última Actualización 4/16/2014 Sugerencias
 
Guía MBA y Masters
Conoce los mejores programas de MBA
Executive MBA y Global MBA