Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Filogenia y Sistemática



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 10 
Next page End 1 2 3 4 5 6  

Investigación desarrollada y enviada por: Luis Huamán Mesia
polen@upch.edu.pe
ORGANOGRAFIA
Filogenia y Sistemática
Los elementos biogeográficos
 
La pregunta motriz de la biogeografía es: ¿Cómo se distribuyen las especies sobre la Tierra? 
La observación de los patrones de ocupación espacial del planeta por las diversas especies de animales
y plantas dieron origen a concepciones, en algunos casos antagónica, acerca del origen y evolución de la
vida sobre el planeta. 
Linneo (mediados del siglo XVIII) propuso la hipótesis de un centro de dispersión nico "Una sola isla"
poblada de especies distintas a partir de la cual se dispersarían luego de que los continentes sumergidos
aparecieran en su forma actual. Esta concepción tiene notables raíces judeo-cristianas en particular si se
la compara con la historia de Noé y el arca en el monte Ararat.
Sin embargo, y a pesar de las buenas intenciones de Linneo, esta concepción requiere de un par de
situaciones hipotéticas:
a. Las especies aparecen en un lugar particular.
b. Las especies se dispersan a partir de dicho lugar. 
Pero si las especies se originan en un mismo lugar, cómo es posible que haya diversidad de especies si
están sometidas a condiciones ambientales y estructurales similares?. Dado que Linneo había propuesto
con anterioridad que diferentes especies correspondían a su vez a diferentes ambientes, la única
alternativa era que el supuesto lugar original tuviera una particular variabilidad de ofertas ambientales lo
cual fue muy criticado.
Buffon (siglo XVIII) encontró por su parte que áreas con condiciones físicas aparentemente semejantes
no tenían prácticamente especies en común. Por ejemplo, si se compara la fauna del trópico de Africa
con la del trópico asiático o americano, se observará que el número de especies comunes es muy bajo.
Esta "anomalía" conocida como Ley de Buffon representa uno de los primeros antecedentes del concepto
de convergencias evolutivas y de especies homólogas. 
Buffon concluyó, por su parte, que las aparentes semejanzas probablemente no eran tales sino que a lo
mejor algún factor crítico era pasado por alto; con lo cual dejaba intacta la concepción original de Linneo.
Más adelante, De Candolle (inicios del siglo XIX) identificó el concepto de endemismo, lo que el llamaba
especie aborigen, y las relaciones entre la geografía de un lugar y la distribución de especies. Su
concepto de endemismo, sin embargo, incluía además la noción de especie típica o característica de una
geografía particular.
Darwin y Wallace (siglo XIX) establecieron independientemente las bases para la biogeografía
contemporánea.
Darwin basó sus apreciaciones en tres hechos registrados por él mismo (1859):
1.Las semejanzas y diferencias entre colectivos de especies no pueden ser explicadas completamente
por factores climáticos y físicos en general.2.Las barreras para la dispersión están relacionadas con las
diferencias que existen entre los lugares mismos. 3.La similitud de los componentes de un mismo
continente o área geográfica, aunque las especies mismas sean diferentes. 
Wallace, por su parte, dividió el planeta en regiones biogeográficas que habrían de perdurar hasta
nuestros días: Paleártica, Neártica, Neotropical, Etiópica, Oriental y Australiana.
Henig (~1950) estableció las bases de la llamada sistemática filogenética. A través de ésta se postula que
la sistemática debe reflejar las relaciones filogenéticas de parentesco (relaciones genealógicas). Henig
diferencia estas relaciones de parentezco de las relaciones de semejanza (fenéticas) que forman la base
de un tipo de taxonomía llamada taxonomía fenética la que establece relaciones entre organismos en
base a su similitud. 
La sistemática filogenética (también denominada cladista) establece las relaciones a partir de caracteres
homólogos derivados (sinapomorfías) evitando los caracteres homólogos antiguos (simplesiomorfías) o
bien las evoluciones paralelas o convergentes (homoplasias).
Finalmente, Wegener postuló alrededor de 1915 una controvertida teoría que señalaba que la superficie
del planeta no era fija, sino que los continentes se desplazaban sobre una fluida capa interior del planeta.
Si bien Wegener apoyó su propuesta en evidencia fósil, como el caso del reptil paleozoico Mesosurus sp.
cuyos restos han sido encontrados a ambos lados del oceáno Atlántico y cuyo estudio anatómico refleja
una muy limitada capacidad de dispersión propia, la hipótesis de la tectónica de placas no fue bien
recibida por sus contemporáneos.
Recién hacia fines de los 60 e inicios de los 70 se consolidó la teoría y se propusieron alternativas para
una dispersión más bien pasiva de especies a bordo de continentes móviles . 
La propuesta más aceptada hoy en día señala que en un principio se contaba con una gran superficie de
agua y dos grandes continentes: Godwana al sur y Laurasia al norte del ecuador. La primera se habría
dividido en Eurasia y América del Norte, y la segunda en América del Sur, Antártida, Australia, Africa e
India, la que finalmente colisionó con Eurasia para llegar a su ubicación actual.
Información Adicional:
Espinoza, D. y Llorente, J. 1993. Fundamentos de Biogeografías Filogenéticas. UNAM, México.
Una introducción al cladismo (inglés)
LAS PLANTAS CRIPTÓGAMAS Y FANERÓGAMAS
Los términos «planta» y «animal» se equipararon originariamente con los dos grupos sistemático
taxonómicos tradicionales de los seres vivos («regnum vegelabile» y «regnum animale»). Hoy sabemos
que se trata de tipos de organización diferentes en cuanto a la fisiología de la nutrición y no de grupos de
parentesco «naturales». Así pues, el «reino vegetal» no constituye tampoco ninguna línea de
descendencia y, por consiguiente, ningún taxón. Por el contrario, el estudio de la constitución
ultraestructural de la célula ha puesto de manifiesto en los organismos la existencia de dos planos
estructurales básicos y diferentes, no relacionados entre sí por formas intermedias: protocitos y eucitos.
Estos dos planos estructurales de la célula se consideran de forma muy general característicos de los dos
táxones básicos y «naturales» de los seres vivos, clasificados como «reinos»: procariontes y eucariontes.
En general son organismos inmóviles con paredes celulares sólidas que sólo pueden tomar el alimento
disuelto (o gaseoso). quedan excluidos los animales uni y pluricelulares (protozoos y metazoos =
zoobiontes). Además, debemos tener en cuenta que la delimitación entre plantas, hongos y animales en
los eucariotas de niveles inferiores de organización tropieza con dificultades (e.g., en los mixófitos y en
los euglenófitos.
Dentro de los «reinos» procariota y eucariota, ordenamos como «divisiones» comunidades de
descendencia muy amplias, pero claramente coherentes, o sea, derivadas de un grupo de antepasados
común y «monofilético». Pero como las relaciones de parentesco de estas divisiones a menudo no
resultan claras, se ordenan en primer lugar según la fisiología característica de su nutrición en dos grupos
fundamentales: autótrofos y heterótrofos. Estos indican tan sólo grupos con un nivel dé desarrollo
comparable (y no necesariamente con un origen común) y son apropiados para una mejor exposición.
En un tipo de organización (de cualquier amplitud) incluimos grupos de organismos que concuerdan bá-
sicamente en características de su organización, tanto externas (i.e., morfológicas), como internas (i.e.,
anatómicas y citológicas). Los tipos de organización corresponden muchas veces a niveles de desarrollo
y, como tales, son adaptaciones que a menudo se han producido independientemente, en respuesta a
condiciones ambientales determinadas o al desarrollo progresivo general de la organización. Caracterizan
también un determinado grado de desarrollo filogenético dentro de una serie progresiva. Por esto, tales
niveles de desarrollo o tipos de organización .(e.g., talófitos, líquenes, plantas con semilla, angiospermas
simpétalas) comprenden a veces grupos totalmente heterogéneos en cuanto al parentesco, y dividen, no
en raras ocasiones, conjuntos filogenéticos que, en realidad, desde el punto de vista del parentesco y la
sistemática, deberían estar más cerca. (Así, e.g., la unión de los clorófitos con los rodófitos y otros grupos
al tipo de organización de las algas eucarióticas oscurece la estrecha relación filogenética de los
clorófitos, briófitos, pteridófitos y espermatófitos.)
La evolución de los organismos fue de todos modos un proceso muy complejo y se describe sólo de
forma muy insuficiente en el marco de una obligada disposición lineal de los grupos taxonómicos y a
través de un solo principio de organización. 
Dentro de los procariotas, y de acuerdo con esta división de tipos de organización, se distinguen los
bacterios, con los característicos arquebacterios, los eubacterios y las algas procarióticas, dentro de
los eucariotas, por un lado los mixófitos heterótrofos (A) y los hongos sensu stricto (B), y, por otro,
los líquenes simbióticos (D) junto con los briófitos y las plantas vasculares (E). Los eucariotas
inferiores (A, B, C y D) están estrechamente relacionados entre sí y con los protozoos, y pueden
incluirse en el subreino protobiontes ~protobionta). A partir de ellos se han originado no sólo los
animales pluricelulares (subreino metazoos -metazoo = zoobiontes -zoobionta), sino también las
verdaderas plantas terretres o embriófitos (E), que se consideran muchas veces como integrantes
de otro subreino de los eucariotas: los cormobiontes (cormobionta).
La historia del sistema del reino vegetal se caracteriza por la variación de los criterios fundamentales. El
más conocido de los sistemas artificiales es el sistema sexual establecido por Linné en 1735. Linné
oponía a 23 clases de plantas con flores una 24ta clase, «Cryptogamia», en la que incluía no sólo los
helechos, musgos, algas y hongos, entonces aún poco conocidos, sino también algunas plantas
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.