Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Origen de la Vida



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 3 of 6 
Next page End 1 2 3 4 5 6  

vivos. En algunas especies se presenta, además, una cápsula gelatinosa de polisacáridos que se relaciona con
su actividad patógena, pues las bacterias que la tienen son causantes de enfermedades graves. Son células
sencillas que carecen de mitocondrias, cloroplastos, retículo endoplásmico y membrana nuclear; esta última es
la característica, por la que se les incluye dentro del reino Monera. Algunas especies presentan movimiento por
medio de flagelos.
Hay dos formas de nutrición, la autotrofa y la heterotrofa. La nutrición autotrofa se presenta en el organismo que
sintetiza sus alimentos, lo cual puede ser por fotosíntesis o por quimiosíntesis. La diferencia entre estos dos
procesos está en el tipo de energía que utilizan. En la fotosíntesis es energía luminosa y en la quimiosíntesis
energía química liberada en reacciones de oxidación de diferentes compuestos. Los organismos que tienen
nutrición heterotrofa no pueden sintetizar sus alimentos, sino que los consumen ya elaborados. Hay varias
modalidades; por ejemplo, el parasitismo, que se da cuando un organismo vive a expensas de otro causándole
daño; la simbiosis, que es una relación entre dos organismos, en la cual ambos reciben beneficios; el
saprofitismo, que se presenta cuando unos organismos se alimentan de materia orgánica en descomposición. 
Las bacterias presentan casi todas las modalidades, pues las hay fotosintéticas, quimiosintéticas, parásitas,
comensales, saprofitas, simbiontes, etc. La respiración de las bacterias son anaerobias y aerobias. Las
bacterias se reproducen por bipartición, que es una reproducción de tipo asexual. Algunas especies realizan 
procesos de sexualidad en donde hay un intercambio de material genético entre dos individuos.
La importancia de las bacterias, ya que las bacterias representan un grupo de gran interés, tanto desde el punto
de vista científico como de la utilidad que puede representar para el hombre, por ejemplo son de importancia en
los siguientes campos: Agrícolas, ya que las quimiosintéticos son bacterias que fijan el nitrógeno de la
atmósfera enriqueciendo el suelo son sales minerales. En el campo médico, ya que las parásitas producen
enfermedades, y para los farmacólogos, se emplean en la fabricación de vacunas y antibióticos, en la Industrial,
se utilizan para la elaboración de productos lácteos y bebidas alcohólicas, las saprofitas, al alimentarse de
materias orgánica en descomposición, transforman los restos de los organismos en materia inorgánica cerrando
el ciclo de la materia en la naturaleza.    
Las Arquebacterias, como su nombre lo indica (archae significa “antiguo”) y son las archebacterias son
probablemente las células vivas más antiguas que se conocen, son organismos simples parecidos a las
bacterias; dentro de la clasificación de los seres vivos se incluyen dentro de los procariotas porque carecen de
un núcleo bien definido. Su bioquímica difiere, de modo importante, de las otras bacterias, por lo que muchos
biólogos las incluyen en un reino aparte. De acuerdo con estas teorías, las arquebacterias podrían ser los
antepasados del grupo de los eucariotas, u organismos con núcleo celular bien definido, mientras que las
bacterias comunes se cree, que dieron lugar a las mitocondrias y cloroplastos de las células eucariotas.
Las Eubacterias, son uno de los dos grupos principales de Procariontes (células que no tienen el material
genético contenido en un núcleo definido con membrana nuclear). Los Procariontes se dividen en eubacterias y
arquebacterias. Estos dos grupos principales difieren en la constitución genética básica así como en las
estructuras de alguno de sus componentes celulares. El término procarionte se considera, a menudo, sinónimo
de bacteria. Dentro de las eubacterias se incluyen la mayor parte de los organismos definidos, como bacterias.
Aunque ciertas eubacterias ocasionan enfermedades en los organismos, la mayoría son inofensivas e incluso
beneficiosas. La mayor parte de las bacterias del suelo, el agua y el aire son eubacterias, las cuales producen
también muchos de los antibióticos utilizados en medicina. La especie Escherichia coli, microorganismo
frecuente en el intestino que se utiliza mucho en ingeniería genética, es una eubacteria.
Las cianofitas son organismos unicelulares, aunque se pueden agrupar formando filamentos. La mayoría son
acuáticas, pero hay algunas terrestres que viven sobre las cortezas de los árboles; presentan varios pigmentos
fotosintéticos como son la clorofila a de color verde, la c ficoeritrina (roja) y la c ficocianina azul, que por su
abundancia determinan su nombre de algas verde – azules. Algunas especies presentan una cápsula
gelatinosa. Todas son fotosintéticas, pero los pigmentos no se encuentra en los cloroplastos.
Bacterias, la ecósfera y las interacciones humanas
Las bacterias son los principales desintegradores de casi todos los ecosistemas. No sólo se degradan los restos
muertos de organismos muchos más grandes, sino además liberan las moléculas y los átomos constituyentes
de estos para dejarlos a disposición de otros miembros de la comunidad. La capacidad fotosintética de la mayor
parte de las cianobacterias las convierte en excelentes productores primarios de los ecosistemas
dulceacuáticos, pero sobre todo los marinos. Es muy probable que ellas sean los principales protagonistas de la
revolución del oxígeno que confirió a la biósfera propiedades de aerobiosis hace unos 2,800 millones de años.
Existen diversos tipos de fermentación bacteriana que son muy útiles para el ser humano. El alcohol, el ácido
acético (vinagre) y la acetona son sólo algunos de los productos elaborados por bacterias. Además gracias a
las bacterias podemos disfrutar productos lácteos como el queso y el yogurt.  La bacteria Escherichis coli es el
principal instrumento vivo de la biología molecular. Por otra parte, la ingeniería genética ha permitido a los
científicos insertar genes humano en ciertas bacterias. Esas bacterias se multiplican y al hacerlo clonifican el
gen insertado, de modo que pueden sintetizar grandes cantidades de proteínas tan importante como la insulina,
el interferón y la hormona ce crecimiento. Aunque la mayor parte de las bacterias mejoran la calidad de la vida
en los ecosistemas y las comunidades humanas, otro representante de este grupo constituyen un aspecto
negativo al funcionar como agentes causales de muchas enfermedades. Los trastornos de origen bacteriano
van desde la lepra y la tuberculosis hasta la fiebre tifoidea y la neumonía bacteriana, peor muchas bacterias son
fuentes de diversos antibióticos luchan la enfermedad.
Reino Protista
El reino protista está formado por todas las especies unicelulares eucarióticas. Algunos de sus representantes
son animaloides (protozoarios), otros son vegetaloides (protistas algáceos) y otros más presentes las
características de los hongos. Hay taxónomos que incluyen  en este reino a las formas coloniales y las formas
pluricelulares simples, criterio se basa en el hecho de que estos organismos se parecen más a los protistas que
a cualquiera de los otros tres reinos pluricelulares. Es ese caso el reino se denomina Protoctista. El reino
Protista es el  reino de los organismos más simples con células individuales y eucarióticas. El reino Protista fue
propuesto por primera vez por el biólogo alemán Ernst Heinrich Haeckel, debido a la dificultad que entrañaba la
separación de los organismos unicelulares animales de los vegetales. En todos los casos las divisiones del
reino se basan en las relaciones evolutivas, sino que algunas están cimentadas de un modo más práctico en
características funcionales. Como sucede con las moneras, la  taxonomía de estos grupos está en constante
cambio y no es raro encontrar diferentes sistemas de clasificación en los textos de biología. Los Protistas
tuvieron su origen hace unos 1,600 millones de años. Se trata de organismos sumamente complejos; sus
células exhiben mayor diversidad que la observada incluso entre las células de los reinos pluricelulares. Su
filogenia también es muy compleja y hasta el momento se ignora mucho al respecto. Se cree que de ellos se
derivaron los hongos, las plantas superiores y los animales pluricelulares aunque, por supuesto, los ancestros
de estas formadas modernas debieron ser protistas muy distintos a los que se representan hoy día al grupo.
Los 
Protozoarios, son organismos heterotróficos que viven en hábitat importante, alguno de los cuales pueden
formar colonias. En la clasificación que se sigue en esta enciclopedia, los protozoos se incluyen en el reino
Protista, junto con otros organismos unicelulares cuyo núcleo celular está rodeado de una membrana. Los
protozoos no tienen estructuras internas especializadas a modo de órganos, o están muy poco diferenciadas.
Dentro de los protozoos se suelen admitir varios grupos: los flagelados del grupo de los Zoomastiginos, con
muchas especies que viven como parásitos de plantas y de animales; los ameboides denominados Sarcodinos,
que incluyen a los Foraminíferos y Radiolarios, y que son componentes importantes del plancton; los Cilióforos,
que son ciliados, con diversos representantes que poseen estructuras especializadas que recuerdan a la boca y
el ano de los organismos superiores; los Cnidosporidios, parásitos de invertebrados, de peces y de algunos
reptiles y anfibios, y los Esporozoos, con diversas especies parásitas de animales y también de seres humanos.
Se conocen más de veinte mil especies de protozoos, que incluyen organismos tan conocidos como los
paramecios y las amebas. En general se reproducen por medios asexuales aunque también recurren a
complejos mecanismos sexuales. Los protozoarios han sido divididos en cinco phyla, aunque algunos
protozoólogos opinan que existen seis. El reino protista se clasifica en cuatro grupos:
Eglenofitas, Crisofitas, Pirrofitas, Protozoarios 
Euglenofitas. - Son organismos unicelulares, eucariontes, de vida acuática, principalmente de agua dulce. Es
un grupo difícil de ubicar taxonómicamente porque representa características tanto de célula vegetal como de
célula animal. Por ejemplo, como vegetales tienen clorofila, cloroplastos y hacen fotosíntesis, como animales
carecen de pared celular y pueden nutrirse de manera heterotrofa. Son células móviles por medio de flagelos y
cuentan con una mancha ocular que les permite detectar cambio de intensidad luminosa. La importancia que
llega a tener los Euglenofitas ya que son de interés evolutivo pues, dadas sus características tan peculiares, se
      Rizópodos (movimientos por pseudópodos)
      Flagelos (movimiento por flagelados)
Protozoarios
      Esporozoarios (sin órganos de movimiento)
      Ciliados (movimiento por cilios)
piensa que sus ancestros bien pudieron ser el tronco evolutivo del que derivaron plantas y animales, aunque
esto no es claro todavía por carecer de pruebas suficientes. 
Las Crisofitas. – Son algas unicelulares conocidas comúnmente como algas doradas o diatomeas. Presentan
una pared celular o frústula formada por dos valva impregnada de sílice. La nutrición es por fotosíntesis, que
realiza gracias a la presencia de pigmentos como las clorofilas a, c y e, la ficoxantina y la luteína, estos últimos
les confieren la coloración dorada característica. Su importancia es que la gran mayoría son marinas y cuando
mueren las células, las frústulas vacías se depositan en el fondo del mar constituyendo la tierra de diatomeas,
de utilidad para el hombre en varios aspectos; por ejemplo se emplean para fabricar detonantes como la
diatomita; para pulir lentes de aparatos ópticos, como los microscopios y los telescopios. La sílice se deposita
en las frústulas formando múltiples ornamentaciones muy finas, por lo que se usan para medir el poder de
resolución de los microscopios. Las diatomeas son de gran importancia porque, al ser microscópicas, son muy
abundantes, al grado de que son quienes realizan el mayor volumen de fotosíntesis en el mar, por lo que se les
considera como la base de las pirámides alimenticias en ese medio ambiente. 
Crisofita del orden centralesCrisofita del orden Pennales
Esquema de ceratium como ejemplo de pirrofita
Los Pirrofitas, son organismos unicelulares de vida marina que presentan una pared celular formada por una
serie de pequeñas placas que dejan un surco transversal donde se enrollan dos flagelos. Realizan fotosíntesis,
pues tiene clorofilas a y c, además de un pigmento café llamado ficoxantina. Algunas especies son
luminescentes y son responsables del fenómeno llamado luminiscencia del mar. También producen otro
fenómeno llamado marea roja, que ocasiona mortandad de peces económicamente importantes. Estas algas
producen sustancias tóxicas y venenosas que tiene graves efectos cuando aumentan su concentración. 
Ejemplos de rizópodos: amiba y foraminífero
Los Protozoarios, son organismos unicelulares que pertenecen al reino Protista por presentar un núcleo bien
integrado con membrana nuclear. Su nutrición es por absorción u pueden ser parásitos o de vida libre y, en este
último caso, los hay de aguas dulces y marinas. Su clasificación de los protozoarios de cuerdo a sus órganos de
locomoción, que pueden ser pseudópodos, cilio o flagelos. Los flagelos y los cilios son estructuras muy
delgadas y largas (flagelos) o cortas (cilios), íntimamente están relacionadas por su estructura con el centriolo.
Los flagelos son escasos en una célula; en cambio, los cilios son numerosos y su movimiento es sincrónico y de
gran rapidez.
Esquema que muestra la infección de un glóbulo rojo por un esporozoario (Plasmodium vivax)
Los protistas están representados por muchas líneas evolutivas cuyos límites son difíciles de definir. La mayoría
de estos organismos son unicelulares y microscópicos, aunque también los hay que forman colonias, como los
foraminíferos. Esta organización, ya más compleja, está más cerca de los organismos pluricelulares superiores
e indica que éstos evolucionaron a partir de ancestros protistas. Los protistas pueden considerarse un reino
intermedio, y agrupan desde los organismos unicelulares eucariotas y las colonias simples, hasta algunas algas
superiores y grupos de transición (de clasificación dudosa). Estos últimos son pluricelulares, pero carecen de la
organización compleja en tejidos, típica de las plantas, animales y hongos superiores. Aún así, dentro de los
grupos de transición hay formas que comparten las mismas características que las plantas, como las algas
pardas, verdes y rojas; otras que están más cerca de los animales, como los mesozoos, placozoos y esponjas,
y las que son semejantes a los hongos, como los mohos plasmodiales del fango y los quitridiales. Los límites
del reino Protista no están establecidos de forma definitiva. Los grupos de protistas se diferencian entre sí en la
forma de alimentarse. Algunos se parecen a las plantas porque son capaces de realizar la fotosíntesis; otros
ingieren el alimento como los animales y otros absorben nutrientes, como los hongos. Esta diversidad tan
amplia hace difícil la descripción de un protista típico. Quizá, el miembro más representativo del reino sea un
flagelado, organismo unicelular con uno o más flagelos complejos (para distinguirlos de los flagelos simples de
las bacterias) y en algunas ocasiones con uno o más cloroplastos.
Los protistas de tipo micoides, se dividen en dos grupos heterotróficos de mohos deslizantes. La división
Myxomycota está integrada por los llamados mohos deslizantes plasmodiales. Se trata de células amiboides
intensamente pigmentadas que van alternando su forma de vida entre un conglomerado “pluricelular” y la
unicelularidad. Dicho conglomerado se denomina plasmodio. Éste es una enorme masa de citoplasma con
numerosos núcleos en su interior, de modo que no se trata de una estrictura realmente pluricelular, sino de un
cenocito.
Estructura de un paramecio como ejemplo de ciliado.
Los miembro de la división Acrasiomycota se conocen con el nombre de mohos deslizantes celulares o
acrasiales. Se diferencia de los mohos plasmoides en que su fase de aglomeración es pluricelular y no
cenocítica. Cuando escasea el alimento, las células individuales se agrupan pero conservan sus membranas de
modo que es posible distinguir una de otra. Los ovomicetos y algunas royas y tizones, que integran la división
Oomycota, tienen cierto parecido superficial a los hongos verdaderos. Sin embargo, fueron clasificados como
protistas porque sus paredes celulares son de celulosa y no de Quintana, Otras diferencias de este grupo
respecto a los hongos verdaderos son la presencia de flagelos, la predominancia de la fase diploide en sus
ciclos de vida y la formación de óvulos. La roya de la papa que hizo añicos la economía agrícola de Irlanda en
1848 fue ocasionada por un ovomiceto.
Relaciones evolutivas de los protistas
Como resultado del desarrollo, expansión y evolución de las moneras, debieron aparecer las primeras células
protistas, las cuales además de contar con un núcleo integrado, quizá fueron flageladas. La diversificación de
estas protistas primitivas fue de grande por una evolución en diferentes sentido, pues algunas perdieron su
flagelado quedando como células amiboideas y otras inmóviles. También aparecieron formas polinucleadas que
al reproducirse  constituían pequeñas agrupaciones celulares. Aunque a la estructura protista básica se
conservaba, la diversidad creada significaba también una nutrición variada. La presencia de clorofila permitía
hacer fotosíntesis, pero también los había heterótrofos que tomaban sus alimentos por absorción directa del
medio o por englobamiento de partículas alimenticias mediante pseudópodos en los amiboideos. Incluso
algunas formas podían realizas más de un tipo de nutrición, característica que aún conserva las euglenofitas
actuales y que resultaba una ventaja adaptiva para resistir cambios ambientales.
Reino Fungi
Los hongos fueron colocados en un reino aparte, tomando por base algunas características peculiares. Se trata
de organismo eucarióticos, heterotróficos y, con excepción de las levaduras, pluricelulares (o multinucleares).
Obtienen su alimento por absorción en vez de por ingestión. Secretan enzimas digestivas en su medio y luego
absorben productos digeridos externamente. Casi todos los hongos poseen paredes celulares de quitina,
polisacáridos aminado. Todos los hongos carecen de flagelos y se encuentran restringidos en cuanto a
movilidad, se cree que las levaduras son hongos unicelulares derivados de ancestros pluricelulares. Los mohos
y las setas son otros ejemplos de hongos. Este grupo data por lo menos de hace unos 400 millones de años.
Los  Hongos, son un grupo diverso de organismos unicelulares o pluricelulares que se alimentan mediante la
absorción directa de nutrientes. Los alimentos se disuelven mediante enzimas que secretan los hongos;
después se absorben a través de la fina pared de la célula y se distribuyen por difusión simple en el
protoplasma. Junto con las bacterias, los hongos son los causantes de la putrefacción y descomposición de
toda la materia orgánica. Hay hongos en cualquier parte que existan otras formas de vida. Algunos son
parásitos de organismos vivos y producen graves enfermedades en plantas y animales. La disciplina científica
que estudia los hongos se llama micología. Los hongos figuraban en las antiguas clasificaciones como una
división del reino Vegetal (Plantae). Se pensaba que eran plantas carentes de tallos y de hojas que, en el
transcurso de su transformación en organismos capaces de absorber su alimento, habían perdido la clorofila, y
con ello, su capacidad para realizar la fotosíntesis. Sin embargo, muchos científicos actuales los consideran un
grupo completamente separado de otros, que evolucionó a partir de flagelados sin pigmentos. 
Estructura básica de los hongos
Los hongos constan de una masa de filamentos muy ramificados y enmarañados a los que se denomina hifas.
Esos filamentos están incompletamente divididos en células por unas paredes (tabiques) dispuestas en ángulo
recto respeto a su eje longitudinal de aquellos y esparcidas por toda la maraña hifal. Éstas a menudo están
divididas por tabiques llamados septos. En cada hifa hay uno o dos núcleos y el protoplasma se mueve a través
de un diminuto poro que ostenta en el centro de cada septo. No obstante, hay un filo de hongos, que se
asemejan a algas, cuyas hifas generalmente no tienen septos y los numerosos núcleos están esparcidos por
todo el protoplasma. Las hifas crecen por alargamiento de las puntas y también por ramificación. La
proliferación de hifas, resultante de este crecimiento, se llama miocelio. Es frecuente en el miocelio de los
hongos parasíticos en rápido crecimiento aparezca hifas especializadas llamadas hausturios. Cuando el
miocelio se desarrolla puede llegar a formar grandes cuerpos fructíferos, tales como las setas y los pedos o
cuescos de lobo. Otros tipos de enormes estructuras de hifas permiten a algunos hongos sobrevivir en
condiciones difíciles o ampliar sus fuentes nutricionales. Las fibras, a modo de cuerdas, del miocelio de la
armilaria color de miel (Armillariella mellea), facilitan la propagación de esta especie de un árbol a otro. Ciertos
hongos forman masas de miocelio resistentes, con forma más o menos esférica, llamadas esclerocios. Éstos
pueden ser pequeños como granos de arena, o grandes como melones. En el caso de los hongos que parasitan
a las plantas, esas cortas prolongaciones penetran en las células vegetales y absorben en poco tiempo las
sustancias nutritivas ahí presentes.
Divisiones de los hongos
Las más de 100,000 especies de hongos conocidas pertenecen a cuatro divisiones básicas. –Tales divisiones
son análogas a los phyla, es decir, a los principales grupos del reino animal. Las especies pertenecientes a la
división Zygomycota (hongos conjugantes) ocupan un hábitat terrestres, de modo que viven en el suelo y en la
materia orgánica en putrefacción. Por lo general forman esporas asexuales en las puntas de una hifas
especializadas (esporanglóforos) que asoman en el aire; dichas esporas son arrastradas por el viento hacia
nuevos territorios. La división ascomycota (hongos formadores de sacos) está integrada por las levaduras,
algunos tizones, el cornezuelo del centeno y el género Penicillium. La división Basidiomycota (hongos en
forma de clava) está integrada por las conocidas setas u hongos tipo sombrilla y una gran variedad de bejines.
En este caso de hifas esta dividido por tabiques. Un grupo denominado Deuteromycota abarca todas las
formas en las que no se ha descubierto ciclo sexual alguno, en resumen los hongos se clasifican en los cuatro
filos principales son: Oomicetes (Oomycota), Zigomicetes (Zygomycota), Ascomicetes (Ascomycota) y
Basidiomicetes (Basidiomycota) y sus respectivos individuos forman oosporas, zigosporas, ascosporas y
basidiosporas. Una gran variedad de especies se colocan, de forma arbitraria, en un quinto filo: Deuteromicetes
(Deuteromycota), también llamados hongos imperfectos. 
Estrategias reproductivas de los hongos
La mayoría de los hongos son haploides durante la mayor parte de su ciclo de vida, los hongos se reproducen
por esporas, diminutas partículas de protoplasma rodeado de pared celular. El champiñón silvestre puede
formar doce mil millones de esporas en su cuerpo fructífero; así mismo, el pedo o cuesco de lobo gigante puede
producir varios billones.
Las esporas se forman de dos maneras. En el primer proceso, las esporas se originan después de la unión de
dos o más núcleos, lo que ocurre dentro de una o de varias células especializadas. Estas esporas, que tienen
características diferentes, heredadas de las distintas combinaciones de genes de sus progenitores, suelen
germinar en el interior de las hifas. Los cuatro tipos de esporas que se producen de esta manera (oosporas,
zigosporas, ascosporas y basidiosporas) definen los cuatro grupos principales de hongos. Las oosporas se
forman por la unión de una célula macho y otra hembra; las zigosporas se forman al combinarse dos células
sexuales similares entre sí. Las ascosporas, que suelen disponerse en grupos de ocho unidades, están
contenidas en unas bolsas llamadas ascas. Las basidiosporas, por su parte, se reúnen en conjuntos de cuatro
unidades, dentro de unas estructuras con forma de maza llamadas basidios.
El otro proceso más común de producción de esporas implica la transformación de las hifas en numerosos
segmentos cortos o en estructuras más complicadas de varios tipos. Este proceso sucede sin la unión previa de
dos núcleos. Los principales tipos de esporas reproductivas formadas así son: oídios, conidios y
esporangiosporas. Estas últimas se originan en el interior de unos receptáculos, parecidos a vesículas,
llamados esporangios. La mayoría de los hongos producen esporas sexuales y asexuales.
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.