Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Gobernabilidad



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 2 
Next page End 1 2  

GOBERNABILIDAD
Aseguramiento estratégico de la gestión gubernamental
Investigación desarrollada y enviada por:
Ing. Víctor Dezerega Cáceres
consultores@dezerega.com
FADA, Business Coach, MBA IESA, Profesor de Liderazgo Estratégico.
Presidente de D&A, Coach Ontológico (1996), The Newfield Group; Master en Administración
de Empresas (1980), IESA; Ingeniero Electricista (1977), UCV; Ingeniero Civil Electricista
(1965), U. Chile.
INTRODUCCIÓN
Es muy frecuente que -desafortunadamente- muchos directivos laborales, empresariales, 
gubernamentales y no gubernamentales -e incluso profesores y consultores de gerencia y
gobierno- no tengan siempre presente y suficientemente claro el elusivo concepto de
gobernabilidad ni el conjunto de factores de que ella  depende.   Pero, por supuesto, todo el
mundo discute éste asunto con pasión y opina -como si supiera- pues todo directivo o
ejecutivo -todo gobernante o gerente- tiene claro que no debería no dominar el tema:
desdichadamente lo más usual -en tales circunstancias- es compartir ignorancia… y actuar
en consecuencia.   Mi intención es contribuir -en lo posible- a cambiar en algo ésta situación -
con una aproximación científica y no política- si es que ello es posible. 
Sea la que sea la filosofía, concepto, idea, sistema, técnica, instrumento, herramienta, etc.
que se use -para una mejor práctica de la gerencia o gobierno de la organización a cargo- la
misión fundamental de sus directivos o ejecutivos es lograr su gobernabilidad.
Lograr la gobernabilidad de la organización en cuanto a lograr que -actuando en
consonancia con los valores convenidos- ella logre avanzar hacia la visión o propósito
estratégico formulado, alcanzando progresivamente los objetivos y metas que reflejan ésta
aspiración… pese -o gracias- a la acción de aliados, oponentes e indiferentes, externos e
internos…en un clima de relativa armonía.
Cuando un gobierno culpa a la oposición de no lograr lo que se había propuesto, ese
gobierno -aunque diga lo contrario- reconoce que perdió gobernabilidad y que el manejo de
la situación se le escapó de las manos.   Si la oposición quería y logró descolocar al gobierno
y hacerlo incumplir sus propósitos ganó gobernabilidad: por lo menos mientras lo logró.   Lo
mismo es válido a la inversa.
Si una empresa X gana en forma sostenida a un competidor Y -en participación de mercado-
éste está perdiendo gobernabilidad en lo competitivo, pero si al final X quiebra, pues sus
precios eran competitivos más no eran rentables, es X la que perdió gobernabilidad… y es
probable que Y recupere la suya. 
Ahora bien -desgraciadamente- los objetivos
de un
gobierno no se corresponderán               
-necesariamente- con los objetivos
del
Estado, objetivos que siempre deberían estar por
encima de los objetivos e intereses tanto del gobierno como de la oposición.   Algo análogo
sucede con los objetivos de la alta gerencia y los objetivos de la
Organización, los que -
de un modo u otro- deberían intentar satisfacer con excelencia a todos los interesados en
que ella sea exitosa: clientes, trabajadores, proveedores, comunidad y accionistas públicos
y/o privados, con o sin fines de lucro.
Las dificultades y distorsiones asociadas a no satisfacer -plenamente- todos estos
requerimientos, configuran los que se denominan
problemas
de
agencia: la resolución de
estos implica lograr que los agentes (mandatarios) se comporten de tal modo que velen -
efectivamente- por el bienestar colectivo de los mandantes y no por satisfacer sus intereses
personales en desmedro de los demás.
Está de moda en nuestro medio el uso de la palabra “mediática” -que no figura en el
diccionario de la Real Academia Española de la Lengua- en el sentido de usar losmedios”
de comunicación,  para mediatizar la acción del gobierno, por intereses supuestamente
mezquinos, para entorpecerla.   Un gobierno sólido y capaz debería ser -o estratégicamente
hacerse- relativamente inmune a la acción de sus oponentes… y no quejarse del mayor
poder de sus oponentes para llevarlo a  perder gobernabilidad.   Lo mismo es válido a la
inversa.
La misión de los oponentes es ser oponentes… y deberían cumplirla; los gobernantes
deberían cumplir la suya: gobernar -gobernablemente- en beneficio de todos… respetando
estrictamente la institucionalidad y los valores democráticos… aunque otros actores no los
hayan respetado y aunque exista la posibilidad de que la oposición no los vaya a respetar…
y aunque por ello o por incompetencia -y/o pérdida de popularidad y/o poder- pudiera perder
tanto la gobernabilidad como el gobierno; esas son -o deberían ser- las reglas del juego
democrático.
Esto es también aplicable a los  sectores empresariales y laborales, políticos y no
gubernamentales -independientes o de oposición- pues no es aceptable que ellos actúen
pasivamente y solo se quejen y culpen en forma sostenida de lo mucho que la gestión
gubernamental -y la baja gobernabilidad del Estado- los perjudica, incluso en cuanto a la
gobernabilidad de las organizaciones a cargo: es necesario que -al mismo tiempo- hagan
algo de suficiente impacto, para intentar remediar y corregir -drástica, pero también
democráticamente- la situación que los afecta… en vías a alcanzar el grado de
gobernabilidad requerido.
El desafío a lograr una elevada gobernabilidad del Estado
-frente a todas éstas
circunstancias- representa lo que deberían intentar resolver -deliberada, conjunta y
concertadamente- los dirigentes gubernamentales y no gubernamentales… laborales y
empresariales… religiosos y políticos… y la sociedad civil organizada… etc., en forma
asertiva, proactiva e ingeniosa, respetando democrática y fielmente el mandato de sus
mandantes.
De allí que la búsqueda de gobernabilidad sea extensible a la gobernabilidad de todo el país,
pues la gobernabilidad de él depende de la gobernabilidad de sus instituciones y compete no
solo a todos sus habitantes, sino también interesa a los países vecinos y a todos aquellos
con los que existen relaciones importantes.   Desde un punto de vista sistémico compete a
todo el mundo, más aún en un mundo globalizado e interconectado en que todo nos afecta a
todos: sobre todo si el país representa una enorme fuente de energía -y por pérdida de
gobernabilidad- se convierte en blanco -apetecido y ultra vulnerable- de terroristas y
antiterroristas...
La gobernabilidad implica la capacidad de la comunidad para lograr un equilibrio
relativamente estable entre los sistemas político, económico, social, cultural, etc., que
permita conducir los asuntos públicos -con transparencia y calidad- en forma relativamente
equitativa y armoniosa, eficaz y eficiente, en beneficio del bienestar de todos...
Esto es más fácil de decir que de lograr, pues implica equilibrar intereses encontrados.
Por un lado están los que siguen a los que defienden intereses económicos sectoriales,
predominantemente de corto plazo, temen a los cambios radicales y prefieren el desarrollo
con
estabilidad garantizada como vía para atraer capitales -y a través del mercado- generar
prosperidad para todos (tildados de “conservadores”, “neoliberales”, etc.).
Por otro lado están los que siguen a los que defienden la intervención estatal como vía para
lograr progreso
con
justicia social
-a través de cambios radicales- en un muy corto plazo y
aunque ello conduzca a desequilibrios macroeconómicos mayores (autodenominados
progresistas”, “revolucionarios”, etc.).
De allí el amplio zigzagueo en la búsqueda de un equilibrio -no siempre concertado- entre
libertad (¿y prosperidad?) e igualdad (¿y autoritarismo?) que -muchas veces- hace perder
de vista la formulación explícita y el logro eficaz de objetivos estratégicos de largo plazo, en
perjuicio de todos… y sin beneficio alguno para los más desposeídos…
¿Tiene alguien dudas acerca del grave riesgo de ingobernabilidad que corre cualquier
comunidad en que los desfavorecidos y sus penurias aumentan -sin medida- frente a
promesas incumplidas una y otra vez, independientemente de las múltiples y muy bien
articuladas intenciones y explicaciones que se tengan y que -al fin de cuentas- solo revelan
enormes incompetencias para gobernar y conciliar?
¿O es que acaso lo que justamente se busca -intencionadamente- es provocar una
explosión social ingobernable?
¿No es más razonable suscribir un pacto ecuánime y concertado, pese a que haya quienes
descalifiquen a priori todo pacto?   ¿El problema es suscribir un pacto con cúpulas
genuinamente representativas de sus bases o es con las cúpulas per
se o con la supuesta
ilegitimidad de esas cúpulas?   ¿Serviría de algo un pacto con cúpulas -incluso
representativas- que ignore y no satisfaga a una muchedumbre creciente de desposeídos
justificadamente rabiosos… y quizás -parcialmente- armados?
Una vez superada la situación coyuntural, conducente inevitablemente a una concertación
obligada y mediatizada por la situación, ¿quiénes se atreverán a plantear -con diáfana
transparencia- la imposibilidad de satisfacer -a corto plazo- expectativas justas o
exacerbadas por la pasión, pero probablemente desmesuradas frente a los escenarios que
se vislumbren, dada la enorme y creciente brecha entre los recursos financieros necesarios y
los disponibles?
Sean ellos quienes sean requerirán ser representativos, valientes y sinceros y poseer una
gigantesca capacidad
de
negociación y mediación -y generar una gran confianza-  para
poder recuperar e incrementar efectivamente la gobernabilidad, lo que implica entender
muy bien en que consiste ella y de que depende…
    
DEFINICIONES INTERESANTES
Para The British Council, Chile,  “El término gobernabilidad se refiere a las instituciones del
estado, de la sociedad civil y del sector privado, y a las relaciones entre estos sectores.   
Aunque dichas relaciones varían según el país y la época, todos los países se enfrentan al
siguiente desafío: cómo las instituciones pueden asegurar el bienestar de sus ciudadanos de
manera más eficaz, y cómo los ciudadanos pueden contribuir a construir y a mantener
instituciones que sean transparentes, eficientes y equitativas.” 
Para Foro sobre Gobernabilidad y Conflictos:  “La gobernabilidad es un concepto político
para plantear los modos de regulación del orden social.
El problema de un sistema social no es el conflicto sino la forma de arbitrarlo.  El debate
sobre gobernabilidad ha crecido de manera exponencial, de acuerdo con:
los objetivos proclamados por los gobiernos,
las líneas de acción de la cooperación internacional,
el concepto de regulación económica y social, y
la dimensión institucional y política del desarrollo. 
Las diversas proposiciones en materia de gobernabilidad no son solamente un conjunto de
recomendaciones sobre la manera más eficaz de administrar el Estado, sino que además
son proposiciones específicas sobre la organización de las relaciones entre mercado y
democracia. 
Estas proposiciones inciden en la forma del estado y su misión, el dispositivo institucional y el
marco normativo de un país, la flexibilidad del sistema político y las formas de participación y
de manejo del conflicto.
Existen diversas corrientes de pensamiento en éste campo:
los pensadores liberales y la reformulación del modo de regulación de la posguerra, 
el consenso de Washington acerca del ajuste,
el viraje neo-institucional, la fatiga del ajuste, las expectativas de democratización
conectadas con la segunda generación de reformas llamadas institucionales, y 
las tesis reguladoras de la relación entre democracia y mercado.
El conflicto tiene múltiples manifestaciones  como contradicción de intereses tanto en el
ámbito internacional como nacional, además de ser un poderoso revelador de las formas de
gestión del orden social.
Durante la guerra fría  la cuestión del conflicto social tuvo un status particular.   Según su
dimensión y naturaleza era pensado en términos de defensa, reforma o cambio del sistema
social.
 
Desde que la democracia y el mercado se afirmaron como las referencias dominantes el
conflicto cambió de status.  Evidentemente no ha desaparecido y menos aún sus causas,
pero ahora es pensado en términos de eficacia del sistema.   Es en este marco que han
aparecido  las nociones acerca de la gestión y prevención del conflicto. 
El análisis del conflicto es vital para la gobernabilidad en cualquiera de sus proposiciones y
en cualquier tipo de sociedad.
 
Pero en aquellas  sociedades donde  el conflicto ha escapado a toda forma de regulación
devastando las relaciones sociales, obliga además a pensar y descubrir estrategias de
construcción de formas políticas e institucionales que lo integren y posibiliten la paz.  
En esta dirección los nuevos análisis del conflicto lo han situado como un parámetro
importante de estabilidad o de cambio, de eficacia institucional y como condición de paz.
A esto se han asociado temáticas que analizan la manifestación del conflicto y sus actores,
las formas de violencia, la respuesta institucional, el control de armas livianas y las políticas
de seguridad ciudadana.”
Curzio, investigador de la UNAM -en un muy interesante artículo sobre gobernabilidad-
plantea lo siguiente:   “Podríamos tal vez hablar de un principio de gobernabilidad.   La idea
de principio flexibiliza el manejo al no establecer una caracterización rígida.   El principio de
gobernabilidad puede cumplir una función útil en términos comparativos, similar a la función
recíprocamente excluyente que tienen las díadas desarrollo/subdesarrollo defendida por Aron 
y la recientemente comentada por Bobbio de izquierda/derecha.
La pareja gobernabilidad/ingobernabilidad es recíprocamente excluyente, es decir, hay
capacidad de conducción armónica o no la hay, aunque no se sepa con precisión cuál es el
umbral que separa a ambas situaciones.   Por otra parte, a la idea de principio se debe
agregar que la gobernabilidad y la ingobernabilidad son procesos sistémicos similares a los
de la termodinámica.   El orden y el caos, por ejemplo, son parte de una misma realidad
compleja. No existe el orden estático ni el desorden total.   De manera análoga, no es posible
concebir una comunidad política en la que exista la gobernabilidad perfecta y permanente.  
El reino de la entropía existe como una especulación de los físicos de manera similar al
modo en que la ingobernabilidad es entendida por los politólogos como la descomposición
completa o la inoperancia total del orden sistémico.
Creo que si analizamos el término como un principio también lograremos entender que no
sólo puede, sino que está en su naturaleza, usarse como arma argumentativa para frenar o
para avanzar en las transformaciones políticas.
Las querellas entre el antiguo régimen y la modernidad, al igual que las independencias en
Latinoamérica, se articularon en torno al concepto tradicional de la legitimidad o la obediencia
debida, y se usaba en ambos sentidos”.
Para mi es pues muy importante tener presente lo recién expuesto, junto con aceptar que es
imposible e innecesario evaluar el grado de gobernabilidad con neutralidad y objetividad.
Por una parte tenemos que el observador mismo altera el sistema observado, más aún si
hace pública la descripción “objetiva” de lo observado y su análisis “imparcial” de lo
observado.   Por otra parte tenemos que un observador cualquiera difícilmente se dará
cuenta que su explicación le pertenece a él y no al complejo fenómeno social representado
por la gobernabilidad.   Puedo ver con mis propios ojos que el sol se desplaza -todos los
días- del levante al poniente, y concluir “válidamente” que lo que se mueve es el sol y no la
tierra…, pues mis propios ojos me muestran la “verdad” de lo observado, sin darme cuenta
de la inválida reconstrucción de los hechos “objetivamente” observados y descritos.   Del
mismo modo pretender evaluar y “describir neutral y objetivamente” la posición de oposición
y gobierno es simplemente una ilusión…    
UN INTERESANTE MODELO
Curzio propone -complementariamente- un modelo, para estudiar segmentadamente los
problemas de gobernabilidad en un país y distribuir -y por consiguiente analizar- los 5
factores que -según él- permiten estabilizar la situación de un país en un contexto histórico
determinado -y por contraste- detectar las vulnerabilidades que lo amenazan:
1.
percepción popular de la legitimidad política de los poderes públicos,
2.
competencia gubernamental
demostrada en negociar y alcanzar acuerdos básicos y
oportunos con los principales grupos de presión,
3.
eficacia
gubernamental
para
integrar a todos los contendientes al juego político, es
decir, para desarrollar y garantizar la participación de todos los actores relevantes en el
esfuerzo estratégico de formular, compartir y llevar adelante un proyecto nacional,
4.
eficiencia
gubernamental
para
atender, ordenar, canalizar, etc., demandas y reclamos
de diferentes sectores de la sociedad con ecuanimidad, sin debilitar el interés público por
presiones de grupos de poder o corrupción gubernamental, y
5.
viabilidad internacional del proyecto gubernamental -a lanzar o- en curso.
Desde mi punto de vista parece útil sugerir que se consideren otros 2 factores relevantes:
6.
competencia demostrada en descentralizar y desburocratizar el Estado,
especialmente en cuanto al manejo de regiones y localidades se refiere, y
7.
competencia demostrada en el manejo de la economía y las finanzas públicas, con
énfasis en el incremento de inversiones productivas generadoras de empleo, y manejo
coherente y exitoso de las políticas monetaria, fiscal y social, etc.
No defiendo ni ataco éste modelo: bien podría haber aplicado o inventado otro.   También
podría haber hecho un análisis comparativo de ventajas y desventajas de varios modelos
entre sí, y seleccionado “objetivamente” el modelo más adecuado… obviamente más
adecuado a mi manera de ver y evaluar el mundo… de acuerdo con mis criterios… con mi
manera de ver el mundo… con mis paradigmas… con mis intereses: en la práctica habrán
tantos mejores modelos como observadores haya… la invitación  a actuar con objetividad es
solo una razón para obligar a otros a encontrarnos la razón (Maturana).  
Como no podemos escapar a esta circunstancia -dado que actuamos de acuerdo con lo que
percibimos con nuestros sentidos como si fuese una realidad objetiva- es útil darnos cuenta
que esa “realidad” es solo una “representación” lingüística de ella: lo único que hace a un
observador mejor que otro, es el éxito comparativo que alcanza -al actuar en consecuencia
con lo observado, con lo distinguido- en cuanto a lograr o no lograr lo que quiere…
circunstancial o persistentemente… individual o colectivamente…
¡De allí que no pueda defender lo “objetivo y neutral” de mi evaluación de la  gobernabilidad!
.
APLICACIÓN DEL MODELO
Teniendo presente lo recién expuesto sobre “objetividad y neutralidad”, se muestra a
continuación una aplicación muy preliminar del modelo de 5 + 2 factores, a través de una
evaluación muy preliminar de los factores determinantes de la gobernabilidad en Venezuela
-efectuada mucho antes de los acontecimientos del 11 al 14 de Abril de 2002- comentando
algunas acciones -tal vez ilusas- para intentar incrementarla, estimando críticamente las
posibilidades de efectuarlas y tener éxito, que supuestamente hubo:
1.
La legitimidad e independencia de los poderes públicos y los personeros a cargo de ellos
está fuertemente cuestionada -aunque no en cuanto al origen eleccionario del
Presidente-  por una oposición cada vez más numerosa, organizada y belicosa.
El sector oficialista niega esta circunstancia con aún mayor belicosidad: culpa a la
oposición de una conspiración mediática para derrocar al gobierno legítimo, responde con
la formación de los círculos bolivarianos  y amenaza con el respaldo irrestricto de la
Fuerza Armada Nacional.
Desde el punto de vista de la oposición
-los principales personeros del actual gobierno
son borregos sectarios e ineptos que, por su origen y conducta, no garantizan la nítida
separación de poderes que la constitución establece. 
Plantea que cambiarlos -abruptamente- por ciudadanos independientes y competentes
con experiencia y credenciales adecuadas, de reconocida probidad: y no tan solo
permitirles -sino también exigirles- independencia de criterio y dedicación extrema.
Para el gobierno y sus seguidores, su mandato ha sido legítimamente adquirido, su
popularidad se mantiene y sus funcionarios son los mejores que el país ha tenido;
beligerantemente ha hecho recaer los últimos nombramientos justamente en las personas
más cuestionadas por la oposición empresarial y laboral… encargadas de negociar con
ella.
     
Es difícil suponer que el ejecutivo y sus seguidores acepten cambiar el tren ejecutivo y
que -frente a las circunstancias- sobren candidatos aceptables, por oposición y gobierno,
que acepten ser nombrados.   La más grave dificultad con la que se tropezarían los
nuevos personeros -y que puede llevar a muchos candidatos a no aceptar designación
alguna o renunciar a la primera de cambio- sería el manejo probablemente impopular de
la delicada situación económica y financiera con que tendrían que lidiar (y que todos
haríamos bien en entender que seguiría siendo la misma en caso de una transición
abrupta, por renuncia voluntaria o inducida del ejecutivo: caso argentino).
¿Qué explicación aceptable se podría dar, para no extender las facilidades recientemente
dadas a los militares, a todos los demás trabajadores?   Si se aceptase extenderlas a
todos ¿de dónde saldrían los enormes recursos financieros necesarios?, En ese caso ¿en
cuánto aumentarían devaluación e inflación?    A la inversa ¿que sucedería si el ejecutivo
desconociese -o no pudiese cumplir- con lo ya anunciado a los militares?, ¿o si los
militares -de propia iniciativa- rechazasen lo ya concedido?   
Además, ¿Qué hacer con los contratos colectivos pendientes frente a la conflictividad
laboral y al enorme déficit fiscal?, ¿Cómo satisfacer necesidades sociales acumuladas y
crecientes -insoslayables- sin presupuesto suficiente?, ¿Cómo frenar con fuerza el
creciente malestar de la población frente a la inacción contra corruptos poderosos…?   
Es difícil suponer que el Presidente llamé -de propia iniciativa- a un referéndum
revocatorio que permita sobrellevar la situación: aunque tal vez es la mejor salida
democrática, para medir fuerzas, frente al peligro creciente de una conflagración mayor.  
Otra salida -previa, alternativa o complementaria- es la renovación legítima de todos los
demás poderes, partiendo por el electoral.
2.
Para la oposición la falta de competencia
gubernamental
para
negociar es más que
evidente, por la posición obstinada que ha tenido el ejecutivo en cuanto a no dialogar ni
conciliar ni intentar establecer
acuerdos con los grupos de presión que están en
desacuerdo con él, por no reconocer que estos grupos ya han demostrado                
-reiteradamente- tener un fuerte y creciente apoyo de sus representados, por designar
personeros ineptos y antagónicos en cargos relacionados con ellos (lo que consideran
que es una burla), por arremeter desconsideradamente contra los medios y por no dar
manifestación efectiva alguna de rectificación., abandonando la solución del avestruz.
Para el sector oficialista: la oposición dice que quiere negociar, pero en el fondo no lo
quiere, pues lo que pretende es ofender, denigrar y conspirar, para derrocar al gobierno
sólo con apoyo mediático y extranjero.   
Para mi siempre se pueden alcanzar buenos acuerdos -por difícil que parezca- si existe
voluntad política y credibilidad mutua; aunque no es esa la situación, tanto el ejecutivo
como los grupos de presión deberían -deponiendo la arrogancia y recuperando la
cortesía- intercambiar dinámicamente propuestas alternativas de acuerdo, aceptables por
las partes… recurriendo al apoyo de especialistas en negociación y mediación.
Es difícil suponer que el ejecutivo y sus seguidores -que son indudablemente los que
deben dar sinceramente los primeros pasos- acepten ésta idea, aún cuando es posible
que -en las actuales circunstancias- surgiesen buenas ideas por parte y parte.
3.
La falta de eficacia
gubernamental
para
integrar a todos los contendientes al juego
político, desarrollando y garantizando la participación de todos los actores relevantes en
el esfuerzo estratégico de formular y llevar adelante un proyecto nacional, se refleja -
para la oposición- en la falta de diálogo sincero y en la pugnacidad creciente del
ejecutivo con la iglesia, los medios, los empresarios, los estudiantes, los profesores, los
médicos, los trabajadores en general y los petroleros en particular, etc.
Por su parte numerosos personeros del ejecutivo creen
-genuinamente- que la carta
magna es un plan, proyecto o programa de país y que el plan de la nación es su
concreción tangible de cómo lograrlo.
El llamado plan de la nación es más bien una descripción imprecisa -y no compartida- de
lo que se quiere lograr, más que lo que –concretamente- debería ser:
Una especificación consensual de lo que se quiere lograr, de la visión de país a lograr,
traducida en objetivos
concretos de satisfacción -a diferente plazo y en diferente
grado- de las necesidades de calidad de vida de la población,
una estrategia compartida de como
lograr lo que -ambiciosa, pero colectiva y
descentralizadamente- se quiere lograr a diferentes plazos, aterrizada a través de: 
un conjunto descentralizado de planes generales de acción en que se haya
diseñado y secuenciado que
hacer para lograr lo que se quiere lograr,
desagregados -descentralizadamente a su vez-  en:
un conjunto de proyectos o programas específicos de acción en que se haya
especificado con que y con quién hacer lo planificado, determinado los recursos
no
monetarios necesarios versus los disponibles, y la forma de superar la
brecha entre ambos, y 
un presupuesto descentralizado en que se hayan determinado con
cuántos
recursos
monetarios se desarrollarían -descentralizadamente- los planes y
programas y cómo se financiarían.
En el próximo número de ésta revista se publicará una síntesis del suscrito sobre
Innovación en Gerencia Estratégica de Organizaciones Públicas
-gemela de la
síntesis ya publicada sobre Gerencia Estratégica de Empresas- ampliando lo recién
expuesto, en cuanto a Planificar, Organizar, Liderar, Evaluar y Regular sistémica y
sistemáticamente en el Sector Público... agregan valor para la población…
El primer paso para enrumbarnos debería darlo asertivamente el ejecutivo, pero la
contraparte opositora no debería actuar pasivamente o solo criticar: debería explicitar -
desde ya- lo que quiere y como lograrlo… aunque exista la posibilidad de que el gobierno
y sus seguidores no acepten ninguna de sus propuestas e incluso se burlen.
Para el suscrito -en las actuales circunstancias- se dan excelentes condiciones, para
generar ambiciosos proyectos de país, de parte y parte… y ambas partes pueden
capitalizar inteligentemente esta circunstancia… pero ello requiere lo que
desgraciadamente no siempre abunda: flexibilidad, entereza, pasión, dedicación… no es
cuestión de discutir a quién le corresponde… es cuestión de aunar voluntades; no
reaccionar: respirar hondo, no discutir: ponerse al lado, no rechazar: replantear, no
presionar: tender un puente de oro, no atacar: educar con el poder… o aprender con el no
poder (Ury)
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.