Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Competencia Perfecta



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 1 
Next page End 1  

Competencia Perfecta*
*Capítulo 2 del libro:
Micro-économie de Bernard Guerreen
Bernard Guerrien est un économiste français, docteur en mathématiques et docteur en sciences économiques, est maître de conférences à
l'université Paris-I-Panthéon-Sorbonne.
Bernard Guerrien es Doctor en Matemáticas y Economía, Profesor de Matemáticas y Microeconomía en la Universidad de Paris I (Sorbona).
Traductor de la edición en castellano: Carlos Guillermo Álvarez, Profesor Honorario, Universidad Nacional de Colombia, Escuela de
Economía.
MODELO BASE DE LA MICROECONOMÍA: LA COMPETENCIA PERFECTA.
En teoría económica se llama modelo a un conjunto de hipótesis en lo posible pocas y compatibles
entre ellas, a partir de las cuales se busca deducir resultados o “teoremas”. En este capítulo vamos a
presentar de manera relativamente detallada las hipótesis del modelo de “competencia perfecta”
también denominado de Arrow-Debreu. Este modelo está en el corazón de la microeconomía, la cual se
ha constituido a partir de éste y le sirve siempre de referencia en tanto considera otros modelos, como
el monopolio y el duopolio, que se verán en el capítulo 4. 
Si la competencia ocupa un lugar tan preponderante en la microeconomía es por dos razones: vuelve
posible situaciones consideradas como “buenas” por la sociedad, es su aspecto “normativo”; representa
también el caso más simple posible, aunque alguien después de consultar un tratado de
microeconomía atiborrado de símbolos matemáticos lo dude.
Retornaremos en el próximo capítulo sobre la dimensión normativa de la competencia perfecta. En lo
concerniente a su relativa simplicidad digamos que ello tiene un precio importante, dado que necesita
adoptar hipótesis demasiado restrictivas sobre el comportamiento de los individuos y, sobre todo sobre
la forma de organización de sus relaciones, lo que no se corresponde con la idea que uno se hace
habitualmente de la competencia. Comenzaremos por hablar de esta forma de organización mas
adelante precisaremos las hipótesis sobre los comportamientos, en el cuadro descrito.
1. LA FORMA DE ORGANIZACIÓN SOCIAL INHERENTE A LA COMPETENCIA PERFECTA.
Cuando se presentaron los análisis marginalistas fuimos vagos sobre la manera como eran organizadas
las relaciones económicas, en tanto nuestro propósito era hacer comprender el razonamiento “al
margen”. De la misma manera habíamos evitado emplear términos como “competencia” o “mercado”
aunque los “padres fundadores” del marginalismo no evitan hacerlo. Ahora, para ellos esto no parece
ser muy problemático, en la medida en que su procedimiento pretendía ser “realista” y no sólo
axiomático. Es así como Marshall, no duda, en su principal obra teórica, Los principios de Economía, un
llamado a datos estadísticos o a entrar en “detalles” cuando describía un mercado, por ejemplo la plaza
de una pequeña aldea. 
No obstante, el principal obstáculo de este tipo de procedimiento es que los resultados dependen
estrechamente del marco escogido; en el límite, cada “mercado” necesita una representación particular,
con sus consecuencias, propias. Dicho de otra forma, si se desea construir una teoría lo
suficientemente general se necesita hacer abstracción de los “detalles”, para retener sólo lo que se
considera como esencial; tal es el punto de vista de la microeconomía; por lo demás, el lugar otorgado
a las matemáticas es poco compatible con las sutilezas de orden institucional, como lo prueba la débil
matematización de la sociología por ejemplo. De esta forma se ha convertido en hábito para los
microeconomistas distinguir entre dos grandes tipos de situación: el caso competitivo y el caso no
competitivo.
a) Qué se entiende por “situación competitiva? 
Habitualmente se dice que hay una “situación competitiva” si se cumplen ciertas condiciones; por
ejemplo: 
Un “número suficiente” de vendedores y compradores, sin que ninguno de ellos sea
“especialmente superior” a los otros. 
Una gran “transparencia” al nivel de la información, particularmente en lo referido al precio
y a la calidad -“homogeneidad”- de los bienes. 
A ello se agrega la idea de que existen “mecanismos” que actúan de manera tal que las ofertas y
demandas se igualen y cada bien tiende a tener un precio único o casi único al menos si existe “libre
entrada”, es decir, si cada uno se puede convertir en demandante u oferente si así lo desea, de tal
manera que se provoque el “ajuste” del mercado. 
Otra manera usual para describir situaciones competitivas consiste en invocar las “fuerzas del mercado”
y su acción en tanto que ellas no sufran ningún tipo de “tropiezo”. Ahora, emplear metáforas y un cierto
vocabulario propio de la física -como “fuerzas”, “mecanismos”, “ajustes”- que hacen pensar en una
máquina bien aceitada no es satisfactorio, ya que no permite saber como se hace, o se puede hacer, la
coordinación de las preferencias individuales. Si se desea avanzar e ir mas allá de las metáforas es
necesario dar un contenido preciso, susceptible de interpretación económica a las “fuerzas” en liza. Se
necesita también distinguir claramente las etapas del razonamiento, la manera como se “desarrolla” el
modelo, efectuando claramente la distinción entre variables, y datos o parámetros. El problema esencial
de la formación de los precios muestra por qué ello debe ser así.
b) De dónde vienen los precios? 
Al presentar el procedimiento de los marginalistas en el capítulo anterior, hemos considerado los
precios como dados, lo que permitía a los individuos aplicar reglas de cálculo “al margen”, y después
hemos supuesto que cambiaban en función de la oferta y demanda ...construidas estimando los precios
como dados! 
Si no se pone cuidado sobre el tema se corre el riesgo de efectuar razonamientos circulares (precios
“dados” que varían bajo el efecto de comportamiento “con precios dados”); por tal razón es primordial
proceder por etapas, considerando sucesivamente: 
Una primera etapa, en la cual los precios son dados y los individuos formulan ofertas y
demandas sobre la base de tales precios 
Una segunda etapa, en la cual los precios son modificados como consecuencia de la
confrontación de la oferta y demanda determinadas en la primera etapa. 
Posteriormente se vuelve a empezar. De tal manera se ve surgir un proceso, que se representa por
medio del siguiente esquema simple: 
 
 
Este esquema es un embrión de modelo; ahora, para construir un modelo acabado hay que precisar:
Cómo se fijan los precios 
Cómo se confrontan las ofertas y las demandas 
Cómo se modifican los precios, habida cuenta estas ofertas y demandas. 
La forma como se den estas precisiones es esencial en microeconomía ya que los resultados del
modelo y su interpretación económica están en estrecha relación. Vamos a ver como es el asunto en
competencia perfecta. 
c) Precio y “subastador”.
En nuestro esquema, como en el enfoque marginalista tradicional, los precios son en principio “dados” o
“fijados”. Ahora, por quien? Si son fijados por los individuos mismos, la situación se vuelve muy difícil de
modelar. De un lado, porque, en tanto la selección de cada uno se hace simultáneamente sobre los
precios y las cantidades, se debe agregar a la función de utilidad o de producción, una “regla de fijación
de precios” característica para cada individuo; de otro lado, porque los precios de los bienes son
forzosamente “personalizados”, luego diversos, en tanto que cada agente -vendedor o comprador- los
fija a su antojo; tal multiplicidad de precios para cada bien plantea, de manera particularmente aguda, el
problema de la recolección y el tratamiento de la información. 
La forma más sencilla de esquivar estas dificultades consiste en suponer que cada bien tiene un precio
único conocido por todos, a partir del cual se configuran las ofertas y demandas individuales, es decir,
suponer que los consumidores y productores son “tomadores de precios”. Ello es posible sólo si los
precios son “fijados” por alguien que no es parte activa en la economía considerada, por lo cual sus
proposiciones de precios son aceptadas por todos los agentes. Ya que se tomó como referencia al
mecanismo de las Bolsas de valores, a tal personaje se le denominado “subastador”. 
Así pues, cuando los economistas emplean la fórmula “sea un bien cuyo precio es p” sin otra precisión,
suponen, sin decirlo, que existe un “subastador” que fija tal precio único, conocido por todos. Tal
hipótesis es una de las características fundamentales de la competencia perfecta. Ahora, para describir
tal hipótesis, se puede recurrir a otras metáforas diferentes a la del “subastador”, por ejemplo un
computador central que propone los precios, por Internet o por Fax, pero todas ellas tienen como punto
común la unicidad del precio por bien, conocido por cada individuo y que sirve para establecer las
ofertas y demandas. 
Además, en su artículo de 1954 dónde demuestran la existencia de un equilibrio general de
competencia perfecta, Arrow y Debreu invocan explícitamente un subastador. Vislumbran la economía
como un juego, en el sentido de la teoría de juegos, con un director-organizador -el subastador- que fija
los precios, centraliza las ofertas y demandas de los otros jugadores -consumidores y productores-,
cuyo objetivo es volver mínima la diferencia en valor entre las demandas y las ofertas, aunque ello no le
traiga un beneficio, es un agente altruista. 
d) Competencia perfecta y centralización de ofertas y demandas. 
Para precios fijados y aceptados por todos, los individuos van a definir sus ofertas y demandas,
buscando maximizar su satisfacción -utilidad- o su beneficio. Sin embargo, no hay ninguna razón para
que estas ofertas y demandas concuerden, bien sea en el ámbito bilateral o global. De esta manera, si
dos individuos cualquiera confrontan sus ofertas y demandas, por regla general no son iguales; si por
ejemplo un individuo ofrece 10 manzanas y demanda 6 bananos, sería una casualidad extraordinaria
que encontrara otro individuo que demandara 10 manzanas y ofreciera 6 bananos. A fin de evitar este
problema de concordancia entre ofertas y demandas bilaterales, el modelo de competencia perfecta
supone que las ofertas y demandas individuales primero se reagrupan y luego se confrontan
globalmente. Esta es la segunda característica esencial de la competencia perfecta. 
De tal manera, luego de haber fijado los precios el subastador centraliza las ofertas y demandas
ordenadas sobre la base de estos precios; después las adiciona para cada bien y procede a
compararlas. Aunque el problema sea más sencillo si se compara con el caso de las confrontaciones
bilaterales, no hay acá tampoco razón para que ofertas y demandas sean iguales. En consecuencia el
subastador hará variar los precios teniendo en cuenta las diferencias que constate entre ellas. A los
nuevos precios fijados corresponderán otras ofertas y demandas, las cuales confrontará de nuevo
después de reagruparlos y así sucesivamente. Se tiene pues el proceso descrito en la página....:
precios fijados cálculo de ofertas y demandas individuales centralización por el subastador nuevos
precios fijados, proceso al cual las hipótesis de la competencia perfecta dan una forma precisa.
e) Equilibrio y tanteo.
El modelo de la competencia perfecta ha sido construido para resolver el problema central de la
microeconomía, el de la coordinación de las preferencias individuales. De manera que si los precios
fijados por el subastador son tales que se presente una igualdad entre ofertas y demandas globales,
entonces tal coordinación es posible y se dice que se está en presencia de un precio de equilibrio
porque el subastador no necesita efectuar modificaciones. No obstante, del hecho que la coordinación
sea posible no se infiere que se lleve a cabo realmente, incluso en el marco muy particular de la
competencia perfecta. De nuevo, falta pues que el subastador tenga un medio para encontrar un precio
de equilibrio. 
Walras era consciente de este problema; incluso imaginó un proceso de búsqueda de los precios de
equilibrio que denominó tanteo y que consiste en implementar lo que se entiende por la “ley de la oferta
y la demanda”: aumentar el precio de los bienes cuya demanda es superior a la oferta, disminuir el
precio de aquellos cuya demanda es inferior a la oferta. Samuelson fue el primero en dar forma
matemática a tal proceso en 1941. Pero no prueba, ni por lo demás busca hacerlo, que puede conducir
a un equilibrio, al menos “al cabo de cierto tiempo”. Otros, y entre los más célebres economistas, han
intentado hacerlo, pero, como lo veremos en el próximo capítulo, se han enfrentado a dificultades
insospechadas, que han sacudido profundamente el edificio construido en el marco de la competencia
perfecta. 
2. LA COMPETENCIA PERFECTA: AGENTES Y COMPORTAMIENTO. 
Después de trazar las principales características de orden “institucional” del modelo de competencia
perfecta, vamos a precisar la naturaleza y los comportamientos de los individuos que actúan en el
marco de este modelo. 
A. Los agentes. 
Hasta ahora nos hemos contentado con hacer alusiones a las “preferencias individuales”, sin precisar la
naturaleza exacta de los “individuos” referidos. Es cierto que la microeconomía se propone partir para
sus análisis de unidades de base indiferenciadas. Sin embargo, si ella quiere a sus propósitos un
contenido un poco más preciso, “económico”, está obligada a establecer una distinción entre los
individuos según sus funciones o su tipo de actividad. Ello la conduciría a verlos como agentes. De esta
manera ya nos hemos encontrado con dos tipos de agente, el “consumidor” y el “productor”, a los
cuales se agrega el subastador, aunque este se considera que está por “fuera del modelo”, ya que él lo
pone en funcionamiento pero no toma parte. Ahora, como son justamente esos agentes los que ocupan
un lugar central en la competencia perfecta, y también en la microeconomía, vamos a volver sobre sus
principales características. 
a) El consumidor -o los hogares-. 
Habitualmente se denomina “consumidor” al primer gran tipo agente de la microeconomía. No obstante
esta denominación deja bastante que desear; en efecto, el consumo supone que exista una producción
previa al intercambio. Quien consume debe disponer de recursos y procura emplearlos lo mejor posible.
Entre estos recursos, está en primer lugar su tiempo disponible, que puede vender, al menos en parte,
contra una retribución; puede tener también derechos de propiedad -por ejemplo sobre terrenos,
inmuebles o empresas lo que daría lugar en el último de los casos a la obtención de dividendos- o
también tener inventarios de todo tipo de bienes. En tales condiciones, para cada individuo el consumo
sólo constituye una elección entre muchas más opciones. Por tal razón, cuando el microeconomista
evoca esta elección ampliada, no habla mas del consumidor sino del “hogar”; retoma así la terminología
empleada por la contabilidad nacional cuando quiere designar las unidades de decisión en las cuales el
consumo -presente o futuro- es el objetivo último. Se puede incluso notar que el recurso a la noción de
hogar constituye una infracción al principio de base de la microeconomía, esto es tomar al individuo
como punto de partida, ya que por regla general un hogar designa un grupo de personas que vive en
comunidad, cuya forma puede variar de una sociedad a otra, y al cual se le atribuyen gustos y una
voluntad como si fuera un individuo. 
El agente “consumidor” u “hogar” -de ahora en adelante emplearemos indiferentemente uno u otro
término- va a estar caracterizado por dos parámetros, dados a priori: 
Una relación de preferencias, a la cual en general se le asocia una función de utilidad, que
representa sus gustos; 
Una “dotación inicial” en bienes, en derechos de propiedad y en tiempo disponible que
representa sus recursos. 
Evidentemente, los valores tomados por estos parámetros pueden variar de un hogar a otro; es por lo
demás, esta diversidad el origen de los intercambios entre los individuos. Pero también explica la
imposibilidad, en microeconomía, de caracterizar de manera relativamente precisa las unidades de
base del modelo. En efecto, si todo el mundo tuviese la misma relación de preferencias, se la podría
deducir de la observación del comportamiento de una multitud de individuos. Ahora, como no existen
dos seres humanos idénticos, no es posible determinar, incluso de manera aproximada, los gustos de
cada cual; incluso, si se pudiera, no se ve con facilidad como construir y “hacer funcionar” un modelo
con millares, incluso millones, de unidades de base cada una con características propias. Por tal razón,
el procedimiento microeconómico es fundamentalmente teórico; tal procedimiento no tiene, y no lo
puede tener, una dimensión propiamente experimental. Es suficiente, para persuadirse, consultar los
tratados usuales de microeconomía; bien porque no suministran ningún dato expresado como cifra, o
porque suministran algunos “ejemplos” construidos a título ilustrativo -con cuadros de cifras o curvas
construidos para la ocasión- o bien por que empleen algunas estadísticas -sobre el consumo, los
precios, el consumo, el ingreso- que siempre se refieren a conjuntos de individuos, -de una ciudad, de
una región, de un país-, y no a las unidades de base. 
El microeconomista no puede pues pretender que trabaja, frente a la diversidad de las características
individuales, con montos o cifras concretas; se tiene que contentar con hipótesis de tipo cualitativo por
ejemplo: la satisfacción crece con las cantidades consumidas, los hogares “prefieren las
combinaciones”, etc. Es claro que una manera tal de actuar sólo acentúa el carácter abstracto del
procedimiento microeconómico y exige un complejo tratamiento matemático, bastante alejado de los
cálculos relativamente simples de los primeros marginalistas, lo cual choca con frecuencia a los no
iniciados. Estas notas son válidas también para la teoría económica del productor. 
b) El productor -o la empresa- 
En un mundo formado exclusivamente por artesanos que trabajan independientes, producción y
productor se pueden asimilar; incluso, la distinción entre hogares y productores no tiene entonces
mucha razón de ser; por lo demás en la contabilidad nacional, los empresarios están englobados en la
categoría de los hogares, en vista de que no se pudo establecer cuentas distintas. Por ello cuando el
microeconomista emplea el término “productor” significa con ello “la firma”, es decir, un conjunto de
individuos que tiene actividades en común. Se evidencia el problema surgido con el empleo de la
noción “hogar”: la unidad de base, en lo que se refiere a la producción, no se puede reducir a un solo
individuo con objetivos propios; esta noción se refiera a una agrupación de individuos con motivaciones
propias y no por ello concordantes. 
Frente a tal problema, el microeconomista actúa “como si” la empresa se pudiera asimilar a un
individuo, caracterizado por una función de producción -como el hogar lo es por una función de utilidad-,
cuyo objetivo es lograr un beneficio máximo; de la misma manera el hogar busca maximizar su
satisfacción.
La función de producción asocia, por definición, la cantidad máxima posible de producción, habida
cuenta las técnicas disponibles, a partir de cada una de las canastas de insumos -o de “entradas”-
posibles. Así, la noción de función de producción supone implícitamente la de eficiencia, es decir, la
preferencia de la técnica mejor adaptada, en todas las circunstancias; no obstante, el microeconomista
no se siente involucrado por esta selección, que es misión del ingeniero.
El esquema siguiente resume lo que se acaba de indicar. 
 
La empresa en el modelo de competencia perfecta 
 
Aunque la función de producción tenga un contenido mucho más “objetivo” que la función de utilidad,
dado que las condiciones técnicas de producción son relativamente más explicables que los “gustos” de
cada cual, no es tampoco posible determinarla empíricamente, excepto casos muy particulares. La
explicación de esta dificultad es sencilla: no se debe olvidar que los insumos son cantidades de bienes
o de servicios, medidas en sus unidades propias, físicas, y no en dinero. 
Cómo determinar, una relación funcional precisa, y no de manera complicada, entre la producción y el
número de horas de trabajo -trabajo calificado y no calificado, de ingeniería, de secretaría etc.-, los
“servicios” suministrados por las máquinas, la energía consumida, los diversos tipos de materia prima
empleados? 
Además, si fuese posible establecer con una cierta precisión una tal relación, habría que hacerlo para
cada una de las empresas de la economía examinada, ya que no hay ninguna razón para suponer que
dos empresas distintas sean representadas por la misma función de producción, lo que es
prácticamente imposible y quizá carente de interés. 
De la misma manera que la relación de preferencias de los hogares, la función de producción es una
noción puramente teórica a la cual no es posible asignar un contenido empírico preciso, al menos a un
nivel microeconómico. 
c) Otros agentes
Consumidores-hogares y productores-empresas son los agentes principales, fundamentales, de la
microeconomía a los cuales busca referirse con frecuencia. De tal manera que todo intermediario entre
la producción y el consumo, del pequeño vendedor hasta el hipermercado, se considera como una
empresa que compra a los productores y revende a los consumidores su producción; su función de
producción consiste entonces en la actividad de almacenamiento remunerado con la diferencia entre los
precios de compra y venta de los bienes. De la misma manera un banco “produce” créditos a partir de
los depósitos que recibe, una compañía de seguros “produce” indemnizaciones a partir de las primas
que cobra, etc. 
No obstante hay un “agente” que no se puede tratar de esta manera: el Estado. En tanto su función
esencial es fijar las reglas de juego y vigilar su cumplimiento, no se puede reducir a una función de
consumo o de producción. Por lo demás, hemos podido constatar su carácter indispensable en el
modelo de competencia perfecta donde el Estado es representado por el subastador. 
Ahora, es cierto que existe una corriente de microeconomistas, como la escuela denominada del “Public
Choice” de James Buchanan (1919- )y Gordon Tullock (1922- ) que ven en el Estado un agrupamiento
de individuos que tienen sus propios intereses y a los cuales se les puede aplicar la misma
interpretación -del individualismo metodológico- como se hace en la lectura habitual para los agentes
básicos.
No obstante, proceder de esa manera implica hacer desaparecer al Estado en tanto entidad particular
que se diferencia de la masa mas o menos indiferenciada de los individuos. Sobre todo, no se hace
mas que aplazar el problema ya que si se considera al Estado mismo como una especie de mercado,
cualquiera que sea el contenido que se le dé a esta expresión, se debe precisar la forma de
organización de este “mercado” y, particularmente, la instancia que la supervisa. Dicho de otra manera,
todo modelo microeconómico supone una forma de organización social que se traduce en leyes,
normas o convenciones, con frecuencia implícitas, entre los individuos, alguno de los cuales son
necesariamente el garante. Así pues, en el modelo de competencia perfecta, cada uno está obligado -o
lo acepta voluntariamente- a someterse al subastador antes de efectuar cualquier transacción; ninguna
persona cuestiona la estructura de los derechos de propiedad, tal como aparece en las “dotaciones
iniciales” de los hogares. Hay acá una estructura estatal que antecede al mercado y en la cual este se
organiza; dicho de otra manera, no hay mercado sin contrato social previo, contrato que no pude ser
asimilado a un mercado. 
B. Las ofertas y demandas competitivas.
A los precios fijados por el subastador, los hogares y las empresas formalizan sus elecciones, sus
preferencias, las cuales se traducen en ofertas y demandas. Sabemos que esas preferencias se
constituyen fundadas en el principio de maximización de la utilidad o del beneficio según el caso, pero
ello no es suficiente para caracterizarlas completamente. Por tal razón el modelo de competencia
perfecta agrega una hipótesis adicional sobre el comportamiento o la sicología de los agentes. 
a) Competencia perfecta y anticipaciones 
En tanto que un individuo enfrenta un precio, lo puede interpretar como una “señal” sobre el estado de
las ofertas y demandas de otros individuos, para sacar ventaja de esta información. Así pues, si anticipa
un alza de precios de un bien, puede comportarse como demandante “a título especulativo”, y no
porque su consumo le permite maximizar su utilidad o su beneficio. En ese caso, las reglas
“marginalistas” usuales no se pueden aplicar o, al menos, deben ser adecuadas. 
Incluso si un individuo no busca especular, puede que constate que a ciertos precios fijados, las ofertas
y demandas no concuerdan (por lo demás es el caso general ya que los precios se escogen al azar);
dicho de otra manera, el individuo está sometido a restricciones, diferentes a su restricción
presupuestal, bien sea al nivel de aprovisionamientos, o al nivel de entregas; se habla en este caso de
restricciones cuantitativas. Es racional de su parte reaccionar constituyendo inventarios, adelantando
una campaña publicitaria, etc. Ahora, en este caso, su comportamiento no se puede reducir a un
cálculo simple de maximización. Frente a estas dificultades, el modelo de competencia perfecta
procede de manera radical, atribuyendo a los hogares o a las empresas un comportamiento que
algunos califican de “ingenuo” o “miope”. En efecto, supone que unos y otros establecen sus planes
basándose sólo en la “señal” enviada por los precios fijados, sin considerar las eventuales restricciones
cuantitativas que podrían soportar o en las consecuencias de sus acciones reducidas sólo a ofertas y
demandas. Semejante comportamiento, que parece poco racional, se puede justificar invocando el
marco institucional de la competencia perfecta, donde el subastador dirige el juego, fijando los precios
según su buen juicio, centralizando las ofertas y demandas individuales donde no haya intercambios
antes de que se “encuentren” los precios de equilibrio. En la medida en que cada cual acepta las reglas
del juego, acepta también el comportamiento pasivo que se le atribuye en el modelo. 
Las ofertas y demandas establecidas con base de un tal comportamiento son denominadas
competitivas o en ocasiones walrasianas. Tienen sus características propias según las empresas o los
hogares. 
b) Las ofertas y demandas competitivas de los hogares. 
A priori estas ofertas y demandas no tienen un problema particular: los hogares que disponen de
recursos limitados su dotación inicial, no pueden ofrecer ni demandar cantidades ilimitadas de un bien.
Dicho de otra manera sus preferencias son definidas si sus gustos lo son. 
Evidentemente la forma de sus preferencias depende de la misma forma de su relación de preferencias.
De tal manera, si un consumidor “prefiere las combinaciones”, entre dos canastas juzgadas
equivalentes, prefiere la formada por la mitad de un bien y la mitad de otro, y si desea consumir al
menos “un poco” de cada bien, entonces conservará la canasta para la cual sus tasas marginales de
sustitución entre sus diversos bienes son iguales a sus relaciones de precios. Dicho de otra manera,
escoge la canasta de bienes en las cuales sus tasas de cambio subjetivas(dadas por sus tasas
marginales de sustitución), son iguales a las tasas de intercambio objetivas, dadas por los precios
fijados. 
Además, el valor de la canasta del bien óptimo debe ser igual al ingreso del hogar. En efecto, si ése no
fuera el caso, es decir, si un hogar decidiera “echar a un lado” una parte de sus recursos, por ejemplo
para enfrentar las “vicisitudes de la vida”, entonces el modelo debería precisar la regla adoptada y, por
tanto hacer intervenir, una vez mas, las anticipaciones. 
Con el fin de evitar esto se supone que los precios fijados se refieren a todos los bienes que intervienen
en la función de utilidad y de producción tenidas en cuenta en el modelo. Se dice, a propósito de este
tipo de hipótesis que existe un sistema completo de mercados. Esta hipótesis no excluye forzosamente
toda dimensión temporal; es decir, ciertos bienes considerados pueden ser bienes futuros, esto es
bienes producidos y consumidos en fecha ulterior a la de su fijación de precios, pero, lo que es muy
importante, figuran en las relaciones de preferencia y en las funciones de producción y que sus precios
sean conocidos “ya”, de manera tal que se les pueda aplicar los mismos métodos de cálculo que a los
otros bienes que no se distinguen en nada en el plan del tratamiento matemático. Volveremos mas
tarde sobre este punto en el capítulo 3.
Bajo estas hipótesis, las preferencias de los hogares se determinan teóricamente; estas preferencias
son el origen de las ofertas fuente de ingresos y de las demandas para el consumo presente y futuro. 
c) Las ofertas y demandas competitivas de las empresas. 
Las preferencias de las empresas aparecen, a primera vista, más simples que las de los hogares,
porque no se hace aparecer una restricción como la presupuestal. Así es en efecto si se supone que la
empresa conoce todas las técnicas existentes, de las cuales selecciona la función de producción más
eficiente, para cada canasta de insumos posible, y que, puede adecuarla sin un costo particular. 
Si tal es el caso, el tratamiento matemático del “programa del productor” es más simple que el del
consumidor ya que consiste, como lo vimos en el capítulo precedente, en calcular la productividad
marginal de cada insumo e igualarlo al precio relativo de este. Sin embargo, para que este programa
tenga una solución hay que imponerle condiciones relativamente fuertes a la función de producción,
que no era el caso para la relación de preferencias del consumidor.
En efecto, si esta función tiene rendimientos crecientes a escala, o con productividades marginales
crecientes, la empresa confecciona teóricamente una oferta infinita de producción y una demanda
infinita de insumos, porque en este caso su beneficio aumenta con la cantidad producida, en la medida
de tener un costo marginal decreciente. Es verdad que la empresa debería saber que hay un límite a
sus ventas (y a las cantidades de insumos que puede comprar), pero en las hipótesis de la competencia
perfecta se asume que eso no importa dado que la única señal a considerar es la de los precios -que la
lógica considera independientes de sus propias preferencias-. 
En consecuencia, para que las ofertas y demandas competitivas de las empresas sean definidas, hay
que excluir el caso de los rendimientos crecientes a escala o las productividades marginales crecientes. 
Notemos que, en tanto los rendimientos a escala son constantes, como es usualmente supuesto en los
análisis económicos, la oferta competitiva es nula, o infinita o indeterminada. En efecto, en estos casos,
el costo unitario de producción es constante; si el precio fijado para un bien producido es superior al
precio unitario, la oferta correspondiente a un beneficio máximo es infinita, en este caso cada unidad
producida reporta un beneficio, que es la diferencia entre el precio y el costo unitario, y la empresa tiene
interés en producir indefinidamente; al contrario, si el precio fijado por el subastador es inferior al costo
unitario, la oferta es nula ya que cualquier producción se haría a pérdida; en fin, si el precio fijado es
“justo”, es decir, igual al costo unitario, entonces la empresa tendría un beneficio nulo, cualquiera que
fuera su nivel de producción: su oferta puede tomar cualquier valor entre cero e infinito. 
En conclusión, la oferta de la empresa en competencia perfecta sólo está definida en el caso de los
rendimientos a escala decrecientes, cualquiera que sean los precios. Notemos que en tal caso la
empresa hace un beneficio estrictamente positivo; beneficio que es por hipótesis, completamente
redistribuido entre los hogares, en tanto accionistas, pues éstas hacen parte de su dotación inicial. 
En consecuencia en los modelos de competencia perfecta, existen empresas pero no empresarios en
tanto ninguna remuneración está prevista para éstos. Tal ausencia de empresarios, sorprendente a
primera vista, se desprende de la ausencia de cualquier incertidumbre en este modelo: un computador,
que conoce la función de producción de la empresa y los precios (fijados) de diversos bienes, puede
cómodamente determinar las ofertas y demandas adecuadas, aplicando la regla de la igualación de las
productividades marginales con los precios de los insumos. 
d) El caso del trabajo.
Habida cuenta de su importancia, en tanto se puede considerar que es la principal fuente de ingreso de
los hogares, es interesante ver como la microeconomía trata el caso del trabajo, que es para ella una
mercancía como cualquier otra. Así pues, para el microeconomista, la demanda de trabajo se determina
para las empresas aplicando la regla de la igualación de la productividad marginal con el precio del
insumo, en este caso, el precio está dado por el salario real, esto es, la relación del salario recibido
frente al precio del bien producido. Un ejemplo ver el capítulo 1.1. 
Al contrario, la oferta de trabajo presenta un cierto número de particularidades. En primer lugar, ya que
el microeconomista considera que, al contrario de otros bienes, el trabajo es una fuente de “displacer” o
de “desutilidad”, es decir, trabajar mas implica disminuir su utilidad. En tal caso no se puede aplicar al
trabajo las reglas marginalista habituales, con un consumo sin intercambio, la utilidad máxima para una
oferta de trabajo es nula. Además, porque el trabajo es una fuente de ingreso, pues se vende contra un
salario, ingreso que compensa su “desutilidad”. 
Existe, sin embargo, un medio que permite analizar el trabajo como cualquier bien; para ello, es
suficiente razonar sobre el tiempo de “descanso”, que está dado por la diferencia entre el tiempo
disponible y el tiempo gastado en el trabajo. En efecto, como el descanso es fuente de utilidad, los
hogares se pueden considerar como demandantes de descanso; claro está que mientras más
“consumen” descanso, menos pueden consumir otros bienes, pues mientras menos trabajen menos
ganan; de tal manera su preferencia será tal que la tasa marginal de sustitución entre el descanso y el
consumo sea igual a la relación entre el salario, precio de la hora de descanso, y el precio de los bienes
de consumo. 
En tanto que la demanda de descanso para un hogar está determinada o definida, se obtiene su oferta
de trabajo, sustrayendo tal demanda de su tiempo disponible. La oferta de trabajo surge pues como un
residuo, lo que puede sorprender a los no iniciados. Pero ello es una consecuencia directa del
tratamiento igual del trabajo a los otros bienes, y por tanto se pueda ofrecer y demandar descanso las
cantidades que se quiera, es pues divisible y sin límites. 
Conviene no obstante hacer notar que, aunque se pueda asimilar formalmente a otros bienes, el trabajo
tiene la particularidad de ocupar un sitio importante, y hasta único, en el ingreso de los hogares. En
tales condiciones toda variación en la tasa de salario provoca un efecto ingreso no del todo
despreciable, que acaba por obstaculizar el efecto substitución. En esta forma, un incremento salarial
incita a disminuir el tiempo de descanso, ya que éste cuesta mas caro, como “tiempo perdido” por no
trabajar, y en consecuencia por aumentar la oferta de trabajo, ya que el consumo se sustituye por
descanso. Pero, al mismo tiempo, como el aumento de salario implica el aumento del poder de compra,
puede ser racional tomar la decisión de consagrar mas tiempo al descanso y trabajar menos; este
efecto ingreso actúa en el sentido opuesto al efecto sustitución, de tal manera que no se puede afirmar
a priori cual es el efecto de una variación del salario sobre la oferta de trabajo, incluso si se retienen las
hipótesis usuales de la microeconomía. Digamos que los marginalistas ya habían efectuado tal
constatación; por lo demás admitieron que la curva de la oferta de trabajo podría ser decreciente, al
menos en algunas partes. 
3. CONCLUSIÓN.
Una idea se desprende del estudio detallado de las principales características del modelo de
competencia perfecta: el “mundo” que representa corresponde a una forma de organización social
extremadamente centralizada e incluso “autoritaria” ya que todas las decisiones han de pasar por las
manos del subastador; en particular, las relaciones directas, bilaterales, son prohibidas. Ello es un poco
paradójico pues la idea de los microeconomistas, de la cual no se pueden desprender con facilidad, es
que el “modelo competitivo” debe dar una descripción idealizada del “sistema de mercados”, cuya
propiedad esencial sería su carácter descentralizado. 
Evidentemente tal paradoja no divierte mucho al microeconomista. Ahora, es de alguna manera inevitable, ya
que la centralización de precios, de ofertas y demandas, de información permite las simplificaciones para el
tratamiento matemático del problema de la coordinación.
Competencia Perfecta*
*Capítulo 2 del libro:
Micro-économie de Bernard Guerreen
Bernard Guerrien est un économiste français, docteur en mathématiques et docteur en sciences économiques, est maître de conférences à
l'université Paris-I-Panthéon-Sorbonne.
Bernard Guerrien es Doctor en Matemáticas y Economía, Profesor de Matemáticas y Microeconomía en la Universidad de Paris I (Sorbona).
Traductor de la edición en castellano: Carlos Guillermo Álvarez, Profesor Honorario, Universidad Nacional de Colombia, Escuela de
Economía.
©Autorización por parte del autor y traductor para la publicación en www.elprisma.com
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.