Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Modelo Keynesiano



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 3 of 3 
Next page End 1 2 3  

SALARIOS Y PRECIOS
Hasta el momento nuestro análisis no ha considerado inflación o sea ha habido un nivel dado
de precios. Pero el supuesto de precios rígidos no carece por completo de realismo por lo
menos en algunos periodos y lugares, no obstante esto no satisface en su totalidad porque:
a) El nivel de precios jamás es verdaderamente rígido.
b) Nos ayudan a comprender los movimientos de dinero, así como el producto nacional y el
ingreso nacional "reales", además hay acciones reciprocas entre el nivel de precios si varía,
no podemos tener una plena comprensión de los determinantes siquiera de la producción y
del ingreso reales a menos que se incluyan los efectos del nivel de precios.
LOS SALARIOS MONETARIOS
Keynes suponía que el nivel de salario monetario dependía de fuerzas institucionales e
históricas, sujeto a algunas influencias también por el estado de la economía.
Los salarios monetarios en cualquier punto del tiempo están en el nivel en que están,
mayormente porque está cercano a donde ellos han estado recientemente. Cierto es que
pueden haber subido a bajado algo recientemente en respuesta a presiones institucionales,
tales como las leyes de salarios mínimos, o a través de esfuerzos de los sindicatos obreros o
la opinión pública. Además el estado del empleo tendrá alguna importancia. A medida que
una economía se acerque el pleno empleo la fortaleza de los sindicatos puede aumentar y la
resistencia de los patronos a los aumentos salariales se desvanecen.
Keynes vio que el nivel salarial tendía a subir (desde donde quiera que hubiese estado)
cuando el empleo era casi pleno, subiendo quizá más rápidamente mientras más fuerza
tuvieran los sindicatos.  En forma contraria los salarios monetarios tenderían a bajar cuando
el desempleo fuera extenso quizá más rápidamente mientras más débiles fueran los
sindicatos y mayor el nivel de desempleo. Pero en cualquier momento y lugar dado, el nivel
de tasa de salarios monetarios era, más o menos "automáticamente determinado". Como el
salario monetario no era absolutamente rígido, sus variaciones a lo largo del tiempo podrían
afectar algo los niveles de otras variables. Pero aparte del efecto sobre el nivel de precios, los
cambios inducidos adicionales serían pequeños ya que la especulación tendía a estabilizar el
tipo de interés y la demanda de inversión era solo moderadamente sensible a aquellos
cambios en el tipo de interés que en efecto ocurrían. A todos los fines prácticos, se podría
hablar del sistema económico como si tuviera un "equilibrio" aún cuando el empleo pudiera
ser menos que pleno.
El concepto del nivel de salario monetario de Keynes lo tiene estable, en algún punto por
debajo del pleno empleo, un punto en que las presiones ascendentes y descendentes están
en equilibrio, a diferencia del concepto de los clásicos de salario real flexible que baja sin
límite cuando hay desempleo y estable solamente con la ocupación plena de los trabajadores
en busca de empleo.
Si w es la tasa de salarios monetarios, p es el precio del bien y PFM el producto físico
marginal se tiene que:
W = PFM * p
w/p = PFM
Puesto que PFM disminuye a medida que aumenta el empleo la cantidad de trabajadores
aumentará a medida que el "salario real" (w/p) disminuya. Si se entiende este principio a
toda la economía podremos dibujar una curva de demanda de mano de obra con pendiente
negativa.
Se supone que la oferta de salario también depende del salario real, o sea la cantidad de
trabajo que los obreros desearán suministrar aumentará a medida que se eleva el salario real.
En un punto de pleno empleo no hay trabajadores dispuestos a trabajar al salario real vigente
que no encuentren trabajo, y al mismo tiempo los empleadores disponen de toda la mano de
obra que desean tener al salario vigente.
Aquí suponemos que el stock del equipo de capital, los recursos materiales y el estado de la
tecnología están dados, el único factor de la producción variable es la mano de obra, por lo
tanto existe un nivel específico del PNB real correspondiente a cada nivel de ocupación.
En este análisis el nivel de precios es una variable, a medida que los niveles de precios y de
salarios disminuyan se reduce la demanda de dinero para transacciones, vale decir, se
necesitarán menos saldos monetarios para pagar las nóminas de salarios cuanto estos son
bajos, y para saldar las cuentas del almacenero cuando los precios lo son a su vez. Así pues
la demanda de dinero es probablemente una demanda de costo cantidad de poder adquisitivo
y no un número determinado de unidades monetarias.
Podemos designar por M/P el poder adquisitivo constituido por el stock de dinero M, es decir,
el valor real del stock monetario. Ahora bien esa cantidad de poder adquisitivo puede
incrementarse aumentando el volumen nominal de dinero o mediante una reducción del nivel
de precios para la cual aumentará el poder adquisitivo del stock monetario nominal dado.
Un incremento de la cantidad de dinero desplazará hacia arriba la curva LM, y una reducción
de la oferta monetaria la desplazará hacia abajo. Por lo tanto con una oferta monetaria dada
hay un curva LM diferente para cada nivel de precios.
El mecanismo en virtud del cual tiende automáticamente al alcanzar el pleno empleo se
puede ilustrar de la siguiente forma:
Si su suponemos que el salario real es mayor que el salario real de pleno empleo y que la
ocupación fuese menor que el nivel de plena ocupación, el PNB por debajo del nivel de plena
ocupación y el nivel de precios estuviese por encima del nivel de pleno empleo. Mientras los
precios y los salarios sean flexibles, es decir, mientras lo salarios se reduzcan al exceder la
oferta de mano de obra a la demanda y los precios de los bonos disminuyan al superar la
oferta de bienes a la demanda la situación recién ilustrada no puede persistir, lo que quiere
decir que hay trabajadores desocupados que desearían trabajar al salario vigente (o otro
inferior).
En un esfuerzo por conseguir trabajo, esas personas harán disminuir el salario monetario. A
medida que este disminuya se reducirán los costos de producción de los bienes y servicios, ni
los precios de los bienes y servicios son flexibles, también disminuirán. Cuando así ocurra, se
reducirá la cantidad de dinero necesaria para las transacciones. En consecuencia la oferta de
dinero excedería a la demanda, a la tasa de interés vigente. El dinero excedente se coloca en
el mercado de préstamos bancarios dejando que ofrezcan préstamos en mejores términos. A
consecuencia de ellos las tasas disminuyen, lo que estimula la inversión en la medida en que
la eficiencia marginal de la inversión es elástica respecto al interés.
El aumento de la inversión eleva la demanda agregada tanto directamente como a través del
multiplicador y ocupación para satisfacerla. Esta situación continuará mientras la oferta de
mano de obra exceda a su demanda puesto que en tanto subsista esa situación, los salarios
monetarios continuarán descendiendo.
El proceso se detendrá cuando la ocupación llegue el nivel pleno, al salario real de equilibrio,
al PNB de ingreso pleno y la tasa de interés de equilibrio y el precio de equilibrio.
Se puede ilustrar del modo siguiente:
LA POLITICA MONETARIA
El modelo de economía concebido en relación con las curvas IS-LM es un instrumento
extraordinariamente útil del análisis económico. Sin embargo hay quienes lo consideran
inapropiado para el estudio de la política monetaria, pues los desfases de períodos y el ajuste
de stock que desempeñan un papel importante para el funcionamiento de este tipo de política
y su dinamismo no caben dentro de los reducidos límites del modelo, pero esto es sobretodo
para análisis formales, de modo tal, que mejor nos ocuparemos de un tratamiento un poco
informal.
Hay que distinguir entre el efecto inicial de la política monetaria sobre la demanda global, y
ciertos efectos secundarios y terciarios que se producen en fases más avanzadas.
1) AJUSTES DE CARTERA:
La política monetaria induce a los poseedores de la riqueza a realizar ajustes en sus carteras
de activos financieros y físicos, que a su vez inciden sobre el ingreso y el empleo. También el
nivel de precios podría verse también afectado.
2) EFECTOS DE RIQUEZA:
Como la política monetaria opera únicamente a través de transacciones voluntarias que
implican cambios de un activo financiero por otro, no suma riqueza creando activos para los
cuales no existan obligaciones correspondientes. Sin embargo la política monetaria tiene
efectos de riqueza que pueden ser muy importantes debido a la relación existente entre la
tasa de interés, como lo podría ser una caída en la tasa de interés aumentando el precio de
los títulos. De manera análoga, los valores de mercado de una gran cantidad de otros activos
que devengan un ingreso esperado de esos mismos activos a las tasas adecuadas. Una
política monetaria que reduzca las tasas de interés disminuirá por lo común las tasas de
capitalización, provocando en consecuencia un aumento del valor de mercado de activos tales
como los bienes raíces y las acciones de capital.
A continuación se ilustra el efecto de la riqueza mediante un gráfico:
3) EFECTOS DE DISPONIBILIDAD CREDITICIA:
Los efectos de cartera y de riqueza son los principales medios por los que la política
monetaria tiene su incidencia inicial sobre la actividad económica. Además los acuerdos
institucionales para suministrar fondos a determinados sectores da a veces a la política
monetaria una influencia especial sobre la disponibilidad de crédito para esos sectores,
incidiendo así sobre sus posibilidades de gasto.
EFECTOS SECUNDARIOS : (El multiplicador y el acelerador)
Las repercusiones iniciales de una política monetaria de expansión que opera a través de los
efectos de cartera de riqueza y de disponibilidad de crédito mencionados, harán que aumente
el gasto y generarán ingreso. El aumento asociado del ingreso disponible provocará a
continuación un aumento de la demanda de bienes de consumo no duraderos y servicios a
causa de la acción del multiplicador. También aumentará la demanda de servicios de casas y
bienes de consumo duraderos. La demanda ampliada de bienes de consumo y de capital
elevará también el stock de capital deseado por las empresas y pondrá de esta manera en
funcionamiento el acelerador o proceso de ajuste de stock. Se pone así en funcionamiento la
conocida ampliación de la demanda a través del efecto multiplicador y del efecto acelerador.
EFECTOS TERCIARIOS:
A medida que aumenta el ingreso generado por los efectos iniciales y secundarios aumenta la
demanda de dinero con motivos de transacción. Se invertirá así la disminución de las tasas de
interés y el aumento provocado de las tasas ejercerá un efecto desalentador sobre la
expansión, mediante una reversión parcial de los efectos de cartera, de riqueza y de
disponibilidad de crédito que inicialmente desencadenaron el aumento del ingreso.
A continuación el multiplicador de las operaciones de mercado abierto:
      dy             vhw/(m+q)
     ---- = ---------------------------
     dW      1-c(1-t)+vkw/(m+q)
Donde:
vhw/(m+q), Representa el efecto inicial de la política monetaria.
1-c(1-t)  , Representa los efectos secundarios (es decir el multiplicador)
vkw/(m+q) , Representa efecto terciario (realimentación monetaria.
CRITICAS AL MODELO KEYNESIANO
La primer crítica que consideraremos es la que el modelo keynesiano es "demasiado
agregativo". Con esto se quiere decir presumiblemente que el modelo debe contener más
variables y más relaciones de las contiene. Ya hemos visto que un aumento en estos números
puede aumentar la estabilidad de las relaciones y, de ese modo, mejorar las predicciones del
modelo. Hasta donde sabemos, la crítica de que el modelo keynesiano es demasiado
agregativo no ha sido hecha debido a alguna creencia de que el modelo deje de aislar
variables estratégicas.
Una segunda crítica al modelo keynesiano es que resulta "demasiado estático". Esto puede
significar cosas casi opuestas. Por un lado, el modelo no puede tratar de la dinámica a corto
plazo del cambio en el ingreso; por el otro lado, no se adapta al análisis de problemas de
crecimiento a largo plazo.
Por otra parte, el modelo keynesiano está limitado, por sus propias condiciones, al plazo
corto. Keynes específicamente supuso una existencia de equipo de capital dada. Hacer de la
producción una función sólo del empleo refleja este supuesto.
Suele señalarse a menudo que el análisis de Keynes se contradice a sí mismo, pues trata de
situaciones en que la inversión neta puede ser positiva o negativa. Esto quiere decir que la
existencia de capital está cambiando. En particular en cualquier análisis del crecimiento o del
desarrollo económico tiene que tomarse específicamente en cuenta la acumulación de capital.
A criterio de algunos economistas la teoría de la determinación del salario ya sea del modelo
clásico o del keynesiano es totalmente inadecuada. Suponer que los salarios son totalmente
flexibles a los cambios en el empleo es sólo ligeramente más absurdo que suponerlos rígidos
o, más bien, autónomamente determinados.
Una crítica más al modelo keynesiano se relaciona con su análisis del dinero y el tipo de
interés; primero, en cuanto a lo que incluye, luego, en cuanto a lo que omite. Quizá la crítica
más válida del análisis de la demanda de dinero con fines especulativos es la implicación a
veces ofrecida de que el cuadro de la demanda de dinero para especulación posea algún
grado de estabilidad. Su posición y su forma claramente dependen del nivel y la dispersión de
las expectativas de los tenedores de riqueza en cuanto al tipo de interés. Aunque es
concebible que estos sean estables e inalterables, esto es apenas plausible.
En resumen, no podemos advertir críticas de que las variables keynesianas no son operativas.
Por el contrario, la economía keynesiana ha estimulado un vasto esfuerzo para recopilar y
organizar datos alrededor de los conceptos de ingreso y producción nacionales, consumo,
inversión y empleo. Podría calificarse observando que los conceptos keynesianos piden un
consumo, un ahorro y una inversión deseados o propuestos. Podría objetarse también que el
concepto clave de la inversión de Keynes (la "eficiencia marginal del capital") no es operativo.
Pero, en conjunto, el carácter operativo de las variables keynesianas representa la mayor
fortaleza del sistema keynesiano. Asimismo, las variables estratégicas para las políticas
monetaria y fiscal son escrupulosamente aisladas por el análisis keynesiano. La relación clave,
la función de consumo, tiene un contenido empírico muy detallado que permite predicciones
muy específicas.
Y, seguramente el análisis tiene relevancia directa para lo que sigue siendo un problema de
gran preocupación social, el del desempleo. Pero ninguna de las demás relaciones tiene el
contenido empírico de la función de consumo, y su estabilidad es objeto de severas dudas, en
particular las referentes a la distribución de la renta y la formación de precios, la
determinación de los salarios o de la oferta de mano de obra, y comprendidas en la teoría del
dinero y el activo.
No obstante, con todas sus deficiencias reconocidas, el análisis keynesiano se mantiene aún
como el más útil punto de partida de la teoría macroeconómica. En sí completo e imperfecto,
sigue siendo el cimiento de la gran mayoría de las obras teóricas significativas en la
macroeconomía de las últimas décadas. Y también ha brindado por mucho tiempo la
estructura básica para la mayoría de los análisis gubernamentales de las condiciones y los
pronósticos económicos, y, de manera creciente, de los análisis y pronósticos hechos por
grupos y empresas privadas. Como dijera una vez J. R. Hicks, "la General Theory no es ni el
principio ni el final de la economía dinámica"; pero es quizá significativo que casi ningún
desarrollo, enmienda o detalle único del modelo keynesiano tenga aún suficiente conformidad
entre los economistas para que se haya convertido en el punto de partida para el trabajo de
otros, en vez de elemento keynesiano que está destinado a reemplazar.
BIBLIOGRAFIA:
-Ackley, Gardner ; TEORIA MACROECONOMICA. México, U.T.E.H.A., 1967.
-Smith, Warren L.; MACROECONOMIA. México, Centro Regional de Ayuda Técnica, 1973.
-Humphrey, Thomas M.; Paper EVOLUCION DEL CONCEPTO DE DEMANDA DE DINERO.
-Keynes, John Maynard; TEORIA GENERAL DE LA OCUPACION, EL INTERES Y EL DINERO.
México, Fondo de Cultura Económica, 1971.
-Branson, William H., Litvack, James M.; MACROECONOMIA. México, HARLA S.A.,1979.
-Spencer, Milton H.; ECONOMIA CONTEMPORANEA. España, Editorial Reverté, S.A., 1975-
1976.
-Argandoña, A.; TEORIA MONETARIA MODERNA, España, Editorial Ariel, 1981.
Investigación desarrollada y enviada por:
Gabriel Leandro, Licenciado en Economía y Máster en Administración de Empresas. Posee
amplia experiencia como consultor y capacitador en distintas empresas, y como evaluador
del Premio a la Excelencia de la Cámara de Industrias de Costa Rica. Adicionalmente se ha
desempeñado por más de 14 años como profesor universitario y es el creador del sitio de
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.