Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Teoría del Consumidor - Equilibrio en el Consumo



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 2 of 5 
Next page End 1 2 3 4 5  

En el punto “1” la pendiente es mayor que en el punto “2”, lo que significa que la
persona estará dispuesto a sacrificar más de “Y” por “X”. En otras palabras,
“cuando el consumidor consume una gran cantidad del bien “Y”, estará dispuesto
a entregar una mayor cantidad de éste por una unidad adicional del bien X, que si
consume una cantidad menor de Y”.
Ahora bien, si el consumidor consume una gran cantidad del bien “Y”, es obvio
que la utilidad marginal de “Y” es reducida si la comparamos con la utilidad
marginal del bien “X”. Si consume más de “X” y menos de “Y”, entonces la utilidad
marginal de “Y” aumenta y la utilidad marginal de “X” disminuye. Como se puede
apreciar, la utilidad marginal y la cantidad de consumo van en sentido opuesto.
En nuestra función de utilidad tenemos el bien “X” y el bien “Y”,  y de acuerdo al
principio de la indiferencia, si se consume más de “X”, debe consumirse menos de
“Y”, lo que significa que la curva de indiferencia debe tener pendiente negativa,
porque si tendría pendiente positiva, no se estaría cumpliendo el principio de la
indiferencia.
También es interesante observar como varía la utilidad marginal de un bien
respecto al otro. Justamente la pendiente de la curva de indiferencia nos da la
información de la valoración marginal relativa de un bien respecto al otro. En el
caso de dos bienes, la pendiente de la curva de indiferencia es la utilidad marginal
relativa del bien “X” respecto al bien “Y”.
La valoración marginal relativa depende de las cantidades que se consumen de
cada uno de los bienes. Si se valora “X” mucho más que “Y”, es porque la
valoración marginal relativa de “X” respecto a “Y”, es alta, lo que significa que la
última unidad consumida del bien “X” produce una utilidad que es mayor que la
utilidad que produce el consumo de la última unidad de “Y”, aún teniendo en
consideración que ambos son bienes diferentes. Este sería el caso que el
intercambio de “Y” por “X” es mayor que la unidad. Por ejemplo, si este ratio es 4,
significa que el consumidor estaría dispuesto a dejar de consumir 4 unidades de
“Y” por uno de “X”. También significa que la valoración marginal de “X” respecto a
“Y”  es de 4 a 1. En este caso el bien “X” se valora 4 veces más que el bien “Y”, en
el margen. Esta alta relación se daría porque el consumo es más intensivo  en “Y”
que en “X”. 
El principio de la utilidad marginal decreciente es el sustento de que las curvas de
indiferencia sean cóncavas hacia arriba, pero ¿podrían existir curvas de
indiferencia cóncavas hacia abajo? Veamos.
Si las curvas de indiferencia son cóncavas hacia abajo entonces el ratio
Umgy
Umgx
sería cada vez mayor cuando se consume el bien “X”. Esto significaría que la
utilidad marginal de “X” respecto a la utilidad marginal de  “Y” sería creciente. Si
asumimos que la utilidad marginal aumenta con el aumento del consumo, es
lógico plantear que disminuiría cuando disminuye el consumo, entonces, no se
cumpliría el principio de la utilidad marginal decreciente
Sin embargo quedan preguntas sin responder que son las siguientes: ¿por qué un
consumidor consume más de un bien respecto al otro? y también, ¿por qué valora
más un bien que el otro?. La teoría del consumidor nos da la respuesta. Si un
consumidor consume un bien es porque lo necesita para satisfacer sus
necesidades, o para tener un nivel de utilidad. Si existen una gran cantidad de
bienes en el mercado, se hace más barato y se paga menos por éste en términos
monetarios. 
Al consumirse este bien en una gran proporción, la utilidad marginal se va
haciendo menor, mientras que los otros bienes, si se disminuye el consumo su
utilidad marginal se hace mayor, entonces las personas valoran a los bienes en
base a la utilidad marginal que produce su consumo, pero a su vez ésta depende
de la cantidad que se consume. Si un bien se hace más barato, se consume más y
su utilidad marginal disminuye, pero si es escaso, y se consume poco, entonces
se valora más. 
Luego observamos que el valor del producto depende de la escasez o abundancia
en el mercado. Así se forma un sistema retroalimentado del “consumidor con el
mercado” y viceversa. Se consume el bien porque es barato, y como se consume
en una buena cantidad, se valora menos. El precio relativo, que significa cuanto de
un bien se intercambia por el otro, dependerá de la valoración marginal y ésta a su
vez dependerá de la escasez o abundancia del bien en el mercado. Si hay
escasez de un bien, entonces lo valoro más y estaré dispuesto a intercambiarlo
por una reducida cantidad, entonces,  el precio relativo será alto. 
En cambio, si consumo un bien abundante, estaré dispuesto a entregar una buena
cantidad a cambio del bien escaso, lo que significa que el precio relativo del bien
abundante respecto al bien escaso, es bajo. 
6.- El Presupuesto del consumidor
En la teoría del consumidor, se asume que una persona representativa tiene un
ingreso nominal que puede ser de una renta, o de un sueldo, y que con este
ingreso nominal adquiere los bienes y servicios necesarios para la satisfacción de
sus necesidades. Se puede asumir una persona o una familia que tiene un ingreso
nominal en un periodo de tiempo, que normalmente es un mes.
Si asumimos una canasta de dos bienes como hemos venido utilizando en el
análisis de la utilidad, el presupuesto tendrá la siguiente función
                                               
Y
X
P
Y
P
X
I
.
.
             (1.7) 
donde “I” es el ingreso nominal del consumidor, “X” e “Y” son cantidades, “Px”, es
el precio nominal del bien “X”, “Py” es el precio nominal del bien, “Y”, “X.Px” es el
gasto del bien “X”, y “Y. Py” es el gasto del bien “Y”
Despejando  “Y” tenemos
                                              
X
P
P
P
I
Y
Y
X
Y
              (1.8)
donde
Y
P
I
es el ingreso real respecto al bien “Y”,
Y
X
P
P
, es el precio relativo del bien
“X” respecto al bien “Y”. En el caso que no consuma ninguna cantidad del bien “X”, 
todo el ingreso nominal se orientará el bien “Y”, y la cantidad de estos bienes 
consumidos sería 
Py
I
.
A medida que se va consumiendo el bien “X”, el gasto se distribuirá entre el bien
“Y” y el bien “X”.
De acuerdo a la Figura Nº 1.5 la  área debajo de la restricción presupuestal es el
conjunto factible de consumo definida por la siguiente inecuación:
                                    
I
P
Y
P
X.
Y
X
.
                      (1.9)
que serán todas las posibilidades de consumo que tiene el consumidor dado el
precio de los bienes “X” e “Y” y el ingreso nominal “I”
Según la figura Nº 1.5, la pendiente de la restricción presupuestal es el precio
relativo del bien “X” respecto al bien “Y”. Este precio relativo, denominado la Tasa
Marginal de Sustitución del Mercado (TMSM) nos da la información de cuanto de
un bien se puede intercambiar con otro bien, dado los precios nominales de cada
uno de los bienes. Esta es una información que el consumidor recibe como señal y
que le servirá para la toma de decisiones para definir el consumo óptimo. Este
precio relativo o ratio de precios hace las veces de un término de intercambio de
un bien respecto al otro.
La recta de la restricción presupuestal tiene dos interceptos: el primero, con el eje
del bien “Y”, cuyo valor es igual al ingreso real respecto al bien “Y”, y el segundo
intercepto, con el eje del bien “X”, tiene un valor igual al ingreso real respecto al
bien “X”. El consumidor se ubicará en cualquiera de los puntos de la restricción
presupuestal, mas no podrá hacerlo fuera de esta frontera de consumo porque no
tendrá los recursos económicos. 
Este modelo asume que todo el ingreso se gasta en una unidad de tiempo, por
ejemplo en un mes, por tanto no contempla el ahorro ni la deuda, que corresponde
al modelo del consumo intertemporal. 
7.- El Consumo Óptimo del Consumidor
Hasta el momento hemos analizado dos partes importantes de la teoría del
consumidor, la parte subjetiva y la objetiva. La subjetiva se refiere a la utilidad que
se consigue cuando consumimos bienes y servicios para la satisfacción de
nuestras necesidades y está más orientada a lo sicológico, a las costumbres y a
las expectativas; y la parte objetiva es el ingreso  y los precios dados
en el
mercado y está orientada a lo tangible, lo que se puede  medir. Cabe destacar que
la primera parte, por ser subjetiva, no deja de ser real.
Con la finalidad de explicar la mecánica del consumo óptimo se deben unir estas
dos partes, la subjetiva y la objetiva.
Sabemos que la pendiente de la curva de indiferencia es medida por el ratio de las
utilidades marginales. Si seguimos con la canasta del bien “X” e “Y”, entonces la
pendiente de la curva de indiferencia será:
                         
Y
X
Umg
Umg
ia
indiferenc
curva
pendiente
_
_
   (1.10)
también sabemos que la pendiente de la restricción presupuestaria es el ratio del
precio del bien “X” e “Y”, o el precio relativo del bien “X” respecto al bien “Y”:
                 
Y
X
P
P
uestaria
pre
n
restricció
pendiente
sup
_
_
    (1.11)
En el consumo óptimo, tal como se observa en la figura Nº 1.6, se igualan las
pendientes de la curva de indiferencia y de la restricción presupuestal. En este
caso, la información que existe para la toma de decisiones es la restricción
presupuestal, y en base a ésta, el consumidor escoge la canasta que le brindará la
máxima utilidad. Entonces el problema del consumo óptimo se puede plantear de
forma matemática:
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.