Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





La Conquista



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 6 of 7 
Next page End 1 2 3 4 5 6 7  

lanar, y en menor grado, porcino. Las regiones por donde se hicieron las
importaciones fueron Cumaná y, en gran escala, Coro. 
De Coro, el ganado pasó a El Tocuyo, que llegó a constituir el principal
centro ganadero de la Colonia. De allí se exportó a Nueva Granada y se
continuó la extensión hacia Los Llanos. En Los Llanos se reprodujo el
ganado con rapidez, pronto adquirieron gran importancia tanto en la zona
llanera como en el centro occidente, los cueros y los cordobanes (cueros
curtidos de macho cabrío), lo mismo que las suelas, como derivados de la
ganadería. El comercio de cueros llegó a ocupar el tercer lugar en las
exportaciones, después del tabaco y del cacao.
El Comercio Colonial en Venezuela.
La vida económica venezolana en la Colonia, dependiendo de su producción
agropecuaria y del intercambio con mercancías importadas, se mantuvo
dentro de las limitaciones de una economía natural, con poco margen para el
comercio, y sujeta, además, a prohibiciones y restricciones que determinaron
un desarrollo lento y penoso de la economía.
Inicialmente el comercio fue de trueque: los españoles intercambiaban con
los indios baratijas por muestras de oro. Luego fueron usadas las perlas
como moneda. Después se utilizó la moneda o lienzo, que era una tela
especial que se elaboraba bajo ciertas normas establecidas por las
autoridades para que sirviera como dinero. A lo largo de la Colonia fueron
usadas las diversas monedas provenientes de España, como el maravedí, el
peso y el real.
Hasta finales del siglo XVIII las actividades comerciales estuvieron
supeditadas a las normas del mercantilismo. España impedía el comercio de
sus colonias con otras de otros imperios, e igualmente de esas colonias entre
sí. Igualmente, el transporte de los productos, debía ser hecho en barcos
españoles. No había comercio directo de una colonia con otra, sino a través
de España, quien de esta manera ejercía el monopolio comercial,
característico de los países mercantilistas. A cambio de estos productos se
traían víveres, loza, vinos, seda
s, plata y oro amonedado, esclavos y una
gran variedad de artículos manufacturados.
El comercio entre la metrópoli y sus dominios se rigió siempre por el
principio, universalmente admitido del monopolio, como medio de asegurar el
beneficio de la potencia dominante, Desde un principio el monopolio funcionó
mal, y su deterioro se fue agravando por una serie de razones que sería
largo explicar: insuficiencia de la industria española para atender la demanda
americana, imposibilidad de vigilar debidamente tan vastos espacios,
corrupción administrativa, etc.
El comercio se realizaba por algunos puertos venezolanos habilitados para el
tráfico, divididos al efecto en puertos mayores (La guaira y Puerto Cabello), y
puertos menores (Maracaibo, Cumaná, Pampatar, Caraballeda, y Santo
Tomé de Guayana). En los primeros se pagaban todos los impuestos, en los
puertos menores se rebajaban algunos derechos y a veces sólo se cobraban
los impuestos municipales.
El comercio colonial debe verse desde diferentes ángulos de operación, en
función de la importancia, las restricciones y las operaciones que se
derivaban del mismo. 
Comercio con España: se desarrolló en tres grandes períodos:
Se hacía
mediante la flota de Tierra firme, que una vez al año cubría la ruta de Sevilla
a Cartagena de Indias y Panamá. Al pasar cerca de las costas venezolanas,
algunos barcos pequeños se separaban de la flota y tocaban Pampatar,
Cumaná, La Guaira y Maracaibo.
Comercio con las Islas Canarias: hacia 1764, se efectuaba por medio de
un navío que llegaba anualmente a La Guaira, trayendo vinos, frutas secas,
tafetanes, telas de seda, etc. Estos artículos se cambiaban por cacao y otros
frutos del país.
Comercio con México: se inició desde los primeros años de la Colonia y
alcanzó mucha importancia. Desde el siglo XVIII a México se enviaban
anualmente por La Guaira, 20.000 fanegas de cacao; en pago, se traía plata
amonedada, cobre, loza, harina y diversos frutos de aquel país. Este
comercio por La Guaira disminuyó sensiblemente a fines del siglo XVIII; pero
al mismo tiempo aumentó por Maracaibo.
El comercio con las colonias extranjeras estuvo prohibido, pero el Rey Carlos
III, a solicitud del intendente José Abalos, autorizó a los hacendados
venezolanos para que compraran esclavos en las colonias extranjeras,
pagando su importe con frutos del país, a excepción de cacao. También
podían pagar con cueros, ganado en pie, carne salada y pescado.
El comercio interno tuvo muy poco desarrollo. Algunas rutas terrestres y
fluviales ponían en contacto a las zonas de producción con ciudades y
puertos de embarque. Por estas rutas se llevaban hasta el Nuevo Reino,
ropas finas, sombreros, canela, vinos, pólvora y otros artículos que traía la
Compañía Guipuzcoana. El monopolio impuesto por España fue causa del
gran desarrollo del contrabando, lo que llevó al cierre de estas vías por temor
a que fueran utilizadas por contrabandistas.
La Real Compañía Guipuzcoana.
La Real Compañía Guipuzcoana fue una empresa comercial constituida el 25
de septiembre de 1728, con el objeto de monopolizar el comercio de la
provincia de Caracas con España, y combatir el contrabando que se hacía en
la zona del Caribe. Operó en Venezuela desde 1730 hasta 1785 y tuvo gran
influencia en el desarrollo económico, social y político de la Colonia. Fue una
empresa a base de acciones, cubiertas por capitales vascos. El Rey tuvo una
considerable participación en el negocio, pues recibió de los empresarios
200.000 pesos en acciones. Esto dio a la Compañía Guipuzcoana carácter
oficial. De allí su denominación de Real Compañía.
El Rey garantizó a la Guipuzcoana que ninguna otra persona o empresa
recibiría permiso para intervenir en este comercio. Se declaró la protección
del rey a la empresa y se despacharon instrucciones a las autoridades
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.