Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Madera



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 6 of 8 
Next page End 1 2 3 4 5 6 7 8  

Adaptabilidad:
La madera se puede adaptar en cualquier sitio, sin importar el
clima y las condiciones ambientales.
Se puede utilizar en estructuras de gran
complejidad tales como: cubiertas espaciales, puentes, teatros, auditorios, etc."
Así como en estructuras habitacionales de solución sencilla.
Uniones Eficientes:
La madera se puede ensamblar y pegar con adhesivos
apropiados, unir con clavos, tornillos, pernos y conectores especiales, utilizando
herramientas sencillas y produciendo uniones limpias resistentes y durables.
Durabilidad: La madera no es un material eterno, al igual que otros materiales, sin
embargo, si se toman las medidas de protección adecuadas contra la humedad,
intemperismo y el ataque de los organismos destructores, la vida de una estructura
de madera pueden ser superiores a un siglo, como lo atestiguan muchas aún
existentes.
La madera es, por naturaleza, una sustancia muy duradera. Si no la atacan
organismos vivos puede conservarse cientos e incluso miles de años. Se han
encontrado restos de maderas utilizadas por los romanos casi intactas gracias a una
combinación de circunstancias que las han protegido de ataques externos. De los
organismos que atacan a la madera, el más importante es un hongo que causa el
llamado desecamiento de la raíz, que ocurre sólo cuando la madera está húmeda. La
albura de todos los árboles es sensible a su ataque; sólo el duramen de algunas
especies resiste a este hongo. El nogal, la secuoya, el cedro, la caoba y la teca son
algunas de las maderas duraderas más conocidas. Otras variedades son resistentes al
ataque de otros organismos. Algunas maderas, como la teca, son resistentes a los
organismos perforadores marinos, por eso se utilizan para construir embarcaderos. 
Muchas maderas resisten el ataque de la terme, como la secuoya, el nogal
negro, la caoba y muchas variedades de cedro. En la mayoría de estos casos, las
maderas son aromáticas, por lo que es probable que su resistencia se deba a las
resinas y a los elementos químicos que contienen.
Para conservar la madera hay que protegerla químicamente. El método más
importante es impregnarla con creosota o cloruro de cinc. Este tratamiento sigue
siendo uno de los mejores, a pesar del desarrollo de nuevos compuestos químicos,
sobre todo de compuestos de cobre. También se puede proteger la madera de la
intemperie recubriendo su superficie con barnices y otras sustancias que se aplican
con brocha, pistola o baño. Pero estas sustancias no penetran en la madera, por lo que
no previenen el deterioro que producen hongos, insectos y otros organismos.
La protección de la madera contra la humedad es sencilla de lograr. Se puede
realizar de diversas maneras tales como:
Aplicación de pinturas o de barnices.
Mediante un tratamiento de la madera con una solución de parafina.
Realizar diseños constructivos adecuados que eviten la concentración de la
humedad en el interior de los edificios, y que disminuyan el grado de
exposición de las superficies de madera ante la lluvia u otras fuentes de
humedad.
 
La protección contra los organismos destructores, como son los hongos e
insectos, se puede lograr desde un principio, usando maderas de especies que posean
gran durabilidad natural, esta durabilidad natural se debe a que por razones poco
conocidas, el duramen o centro de los árboles, quedan impregnados con sustancias
químicas que son eficaces preservadores, 
Para las especies que no poseen esa durabilidad natural, existen soluciones
preservadoras que se aplican, impregnándolas por medio de brochas, sumergiendo la
madera en pilas que tengan la solución, o colocándolas en cámara de presión que es el
método más eficiente, ya que el preservador penetra por los poros de la madera hasta
la parte interior de ésta, llenando todas las células con dicha solución. Los
preservadores más conocidos para este tratamiento son la creosota, el pentaclorofenol
y las sales de cobre.
Buen aislante eléctrico, térmico y acústico:
Como la madera es un material
compuesto de fibras huecas, alineadas axialmente a la longitud del árbol, estos huecos
o espacios contienen aire atrapado que le imparten excelente cualidades como aislante
del sonido y del calor.
En lo que se refiere al aislamiento acústico, la madera tiene valores superiores
a 10 veces el hormigón armado y a 5 veces el tabique.
El aislamiento acústico puede
incrementarse, si se dejan espacios vacíos entre las maderas, o se utilizan materiales
aislantes, tales como fibra de vidrio, yeso, etc.
En relación con el aislamiento térmico, la madera es excelente, En este aspecto, es
aproximadamente unas seis veces más eficiente que el tabique o ladrillo de barro
cocido, quince veces más que el hormigón o la piedra y 400 veces, más que el acero.
Si la combinamos con otros materiales como la fibra de vidrio, podemos satisfacer los
requerimientos de aislamientos en los climas más extremosos.
Como aislante eléctrico es eficiente, cuando la madera está seca, o sea, cuando su
contenido de humedad es inferior al punto de saturación de la fibra.
Alta resistencia: La madera tiene una excelente rigidez y resistencia. Es resistente a
muchos productos químicos que son altamente corrosivos a otros materiales. Posee
una gran capacidad para absorber energía y para resistir cargas de impacto, lo que
hace un buen material de construcción en zonas sísmicas.
Bajo costo: Debido a la ligereza de la madera, se ahorran energéticos en los procesos
de elaboración y en el costo de transporte de los elementos, respecto a los costos
correspondientes de otros materiales y sistemas constructivos.
Resistencia al fuego: Uno de los factores que más ha elevado el rechazo de la madera
como material de construcción en nuestro país, es su combustibilidad. Sin embargo,
como lo demuestra la experiencia de otros países, las estructuras de madera con
determinadas técnicas de tratamiento, exhiben un comportamiento bajo la acción de
los incendios, superior al de muchas estructuras de materiales incombustibles. Así, un
miembro de madera de proporciones robustas, conserva su capacidad de carga en un
incendio durante mayor tiempo que un miembro de acero de igual resistencia, aunque
en el exterior mantengan llamas y se estén carbonizando.
También es posible incrementar la resistencia al fuego mediante tratamientos
simples de impregnación de sustancias retardantes al fuego.
Desventajas de la madera.
.
Uno de los prejuicios más comunes tiene que ver con la resistencia del
material frente al fuego, desconociendo que éste, si bien es combustible, también es
mal conductor de calor. “La madera empieza a arder en su periferia, se vuelve carbón
y éste actúa como aislante térmico frenando la combustión y permitiendo que el
material interno permanezca intacto, lo que no ocurre con el acero que al calentarse
pierde rigidez y colapsa”. 
Por eso en otros países, la madera se utiliza comúnmente en armazones de
gran tamaño, frecuentemente en sitios donde hay riesgo de incendio, incrementando
en todo su perímetro a la sección estructural necesaria, en cerca de 5 centímetros; a
manera de recubrimiento proyector, la razón, la combustión y carbonización de 1
centímetro puede tardar 15 minutos sin que disminuyan las propiedades resistentes de
la sección interna, lo cual asegura resistencia a incendio hasta de 1 hora sin peligro de
falla del elemento estructural. 
Una segunda sombra que se extiende sobre la madera como material
estructural, es el prejuicio con respecto a la humedad, y frente a ella son claros los
mecanismos de seguridad: construir relativamente elevado del suelo de manera que
las bases permanezcan aisladas de plantas y zonas pastosas y además, utilizar barreras
como telas asfálticas, polietileno, entre la madera y los cimientos, esto garantiza gran
impermeabilidad, la humedad conduce generalmente a problemas de hongos e
insectos, el tercer factor de rechazo para su uso en construcción. Frente a este
inconveniente los sistemas de inmunización ofrecen amplias garantías ya que las
sustancias utilizadas por las inmunizadoras reconocidas son realmente efectivas. 
En este punto existen básicamente 2 sistemas de inmunización: de aplicación
de sustancias o multisales con brocha y por inmersión, cuando las piezas presentan
bajo riesgo de ataques de hongos por humedad, y sistemas de vacío presión en
autoclave (inyección del inmunizante), cuando las piezas tienen contacto directo con
tierra o están expuestas a la intemperie. 
Uno de los mayores obstáculos que limitan el uso de la madera en la
construcción de viviendas permanentes es su combustibilidad, factor de aparente
desmedro frente a otros materiales incombustibles y tradicionalmente usados en este
sector, como el acero y el concreto.
Este problema se acentúa al no contar con una industria desarrollada en el
tema. Actualmente, la madera tiene una participación del 15% en la construcción,
principalmente debido a la baja calidad del producto que se ofrece a nivel nacional.
Un tercer factor dice relación con la cultura en madera, por parte del usuario,
que considera a ésta como un material ligero y temporal en la vivienda, prefiriendo
los sistemas tradicionales como albañilería y hormigón.
Estas y otras dificultades, hacen imprescindible abordar el problema con
nuevos planteamientos tecnológicos, formulando nuevas alternativas que compitan
ventajosamente con los sistemas tradicionales. Por otra parte, la disponibilidad
presente y futura de los recursos forestales en el país, aseguran una fuente natural de
abastecimiento creciente y sostenida en el tiempo.
Para romper estas restricciones se requiere dejar en evidencia que, un
adecuado desarrollo de innovación tecnológica posibilita la generación de productos
competitivos de alta calidad, desmitificando las desventajas del uso de la madera en
la construcción, especialmente en lo concerniente al fuego y su destrucción. Todo ello
a través de la aplicación de tecnología moderna y diversos mecanismos que aseguren
una respuesta favorable por parte del usuario.
La implementación en el corto y mediano plazo de esta herramienta para
proveer estos cambios, precisa de acciones en las que diversos agentes asociados al
sector de la construcción y el Estado pueden contribuir implementando mecanismos
incentivadores para la consecución de los objetivos propuestos por el proyecto.
Ventajas de una casa de madera.
El poder aislante de un tablón macizo es muy superior a cualquier
construcción de obra convencional de ladrillo, la mejor absorción de ruidos
hacen el ambiente mucho más agradable y relajante. 
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.