Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Medición del Trabajo



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 1 
Next page End 1  

MEDICIÓN DEL TRABAJO
Introducción
Desarrollado y enviado por:
Profesor Leopoldo Colmenares
lcolmen@usb.ve
CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA MEDICIÓN DEL TRABAJO
1. Definición de medición del trabajo
el estudio del trabajo consta de dos técnicas que se complementan: el estudio de métodos y
la medición del trabajo; y aunque ambas quedaron definidas allí, antes de estudiar la
medición del trabajo vale la pena repetir su definición. 
La medición del trabajo es la aplicación de técnicas para determinar
el tiempo que invierte un trabajador calificado en llevar a cabo una
tarea   definida efectuándola según una norma (método) de ejecución       
preestablecida
En esta definición cuidadosamente articulada hay varias expresiones que tendremos
oportunidad de examinar más a fondo en otros capítulos. Saltan a la vista, por ejemplo, «
trabajador calificado » y « norma de ejecución preestablecida », pero no necesitamos
ocuparnos por ahora de su significado exacto. En cambio, vale la pena observar que la «
medición del trabajo », que hemos explicado hasta ahora como una técnica, comprende en
realidad no una, sino muchas técnicas afines, que pueden utilizarse cada una por su lado
para medir el trabajo. Las principales de las clasificadas bajo esa denominación se enumeran
en la sección 5 de este capítulo. 
2. Objeto de la medición del trabajo
El tiempo total de fabricación de un producto puede aumentar a causa de malas
características del modelo mismo, por el mal funcionamiento del proceso o por el tiempo
improductivo añadido en el curso de la producción y debido a deficiencias de la dirección o a
la actuación de los trabajadores. Todos esos factores tienden a reducir la productividad de la
empresa. 
Examinamos las técnicas de dirección con las cuales se pueden eliminar, o al menos reducir,
las citadas fallas. Está demostrado que el estudio de métodos es una de las principales
técnicas para reducir el trabajo que lleva el producto o el proceso mediante la investigación
sistemática y el examen crítico de los métodos y procesos existentes y el hallazgo e
implantación de métodos mejores.
Reduciendo al mínimo el trabajo real invertido en el producto o el proceso sólo se logra en
parte obtener el máximo de productividad de los recursos existentes de mano de obra e
instalaciones. Incluso si se limita al mínimo el trabajo esencial, probablemente se invierta
mucho tiempo innecesario porque la dirección no organiza ni controla la fabricación con la
debida eficacia y, además, porque en el desempeño del trabajo se desperdicia tiempo en una
u otra forma. 
El estudio de métodos es la técnica principal para reducir la cantidad de trabajo,
principalmente al eliminar movimientos innecesarios del material o de los operarios y
substituir métodos malos por buenos. La medición del trabajo, a su vez, sirve para investigar,
reducir y finalmente eliminar el tiempo improductivo, es decir, el tiempo durante el cual no se
ejecuta trabajo productivo, por cualquier causa que sea.
En efecto, la medición del trabajo, como su nombre lo indica, es el medio por el cual la
dirección puede medir el tiempo que se invierte en ejecutar una operación o una serie de
operaciones de tal forma que el tiempo improductivo se destaque y sea posible separarlo del
tiempo productivo. Así se descubren su existencia, naturaleza e importancia, que antes
estaban ocultas dentro del tiempo total. Es sorprendente la cantidad de tiempo improductivo
incorporado en los procesos de las fábricas que nunca han aplicado la medición del trabajo,
de modo que o bien no se sospechaba o se consideraba como cosa corriente e inevitable
que nadie podía remediar.
Pero una vez conocida la existencia del tiempo improductivo y averiguadas sus causas se
pueden tomar medidas para reducirlo. La medición del trabajo tiene ahí otra función más:
además de revelar la existencia del tiempo improductivo, también sirve para fijar tiempos tipo
de ejecución del trabajo, y si más adelante surgen tiempos improductivos, se notarán
inmediatamente porque la operación tardará más que el tiempo tipo, y la dirección pronto se
enterará.
Anteriormente dijimos que el estudio de métodos puede dejar al descubierto las deficiencias
del modelo, de los materiales y de los métodos de fabricación; interesa, pues, principalmente
al personal técnico. La medición del trabajo es más probable que muestre las fallas de la
misma dirección y de los trabajadores, y por eso suele encontrar mucho mayor oposición que
el estudio de métodos. No obstante, si lo que se persigue es el eficaz funcionamiento de la
empresa en su conjunto, la medición del trabajo bien hecha es uno de los mejores
procedimientos para conseguirlo.
Desgraciadamente, la medición del trabajo, y particularmente el estudio de tiempos, que es
su técnica más importante, adquirieron mala fama hace años, sobre todo en los círculos
sindicales, porque al principio se aplicaron casi exclusivamente para reducir el tiempo
improductivo imputable a los trabajadores fijándoles normas de rendimiento a ellos, mientras
que el imputable a la dirección se pasaba prácticamente por alto. Las causas de tiempo
improductivo evitables en mayor o menor grado por la dirección son mucho más numerosas
que las que podrían suprimir los trabajadores. Además, la experiencia ha demostrado que si
se toleran los tiempos improductivos como las interrupciones por falta de material o avería de
las máquinas sin hacer un verdadero esfuerzo para evitarlos, el personal se va desanimando
y desganando y  aumenta el tiempo improductivo atribuible a los trabajadores. Es lógico que
así sea. Para los trabajadores, la cuestión es muy sencilla: «Si no podemos adelantar el
trabajo por algo que no depende de nosotros y sí de la dirección, ¿por qué afanarse? Que la
dirección arregle antes lo que le toca » A ese argumento es difícil replicar.
Así como en toda reorganización el estudio de métodos debe preceder a la medición del
trabajo, de igual modo la eliminación del tiempo improductivo por deficiencias de la dirección
debe preceder a toda ofensiva contra el tiempo improductivo imputable a los trabajadores.
Más aún, el solo hecho de que disminuyan las demoras e interrupciones que la dirección
pueda evitar tenderá a reducir el desperdicio de tiempo de los operarios, puesto que recibirán
a tiempo trabajo y material y tendrán la sensación de que la dirección «no se duerme». Eso,
de por sí, tendrá efectos provechosos, sin necesidad de primas por rendimiento ni disciplina
reforzada.
La medición del trabajo puede originar una reacción en cadena por toda la empresa.
Veamos cómo:
Hay que darse cuenta ante todo de que las averías e interrupciones que se producen en el
taller son el resultado final de una serie de medidas tornadas o dejadas de tomar por la
dirección. Examinemos un ejemplo de exceso de inactividad de una máquina costosa,
descubierto después de un estudio de varios días. Se trata de una instalación de gran
producción cuando está funcionando, pero que lleva mucho tiempo para aprontar. Gran parte
del tiempo inactivo se debe a que cada serie abarca cantidades demasiado pequeñas, de
modo que se invierte casi tanto tiempo en ajustar la máquina para la operación siguiente
como en la producción propiamente dicha. La cadena de reacciones provocada por este
descubrimiento puede ser como sigue:
El departamento de estudio del trabajo
Comunica que la medición del trabajo revela tiempo inactivo excesivo de la máquina por
razón de los pedidos pequeños del departamento de planificación, lo cual encarece
apreciablemente la fabricación. Sugiere que el departamento de planificación prepare planes
adecuados y reúna varios pedidos de un mismo producto en un pedido grande o fabrique
más para existencias.
El departamento de planificación
Alega que debe ajustarse a las instrucciones del departamento de ventas, que al parecer
nunca vende suficientes cantidades de un producto como para poder encargar al taller series
razonables ni puede predecir el futuro volumen de ventas como para ampliar las existencias. 
El departamento de ventas 
Dice que no puede hacer predicciones ni encargar grandes cantidades de ningún producto
mientras la dirección tenga por norma aceptar todas las variaciones de los modelos que le
pidan los clientes; el catálogo está adquiriendo proporciones desmesuradas y casi todos los
trabajos son ahora « especiales ». 
El director gerente
Se sorprende cuando le muestran el efecto de su política de ventas sobre los costos de
producción y dice que no había considerado el asunto desde ese punto de vista; al ser
complaciente con la clientela sólo quería evitar que los pedidos pasasen a los competidores.
Se habrá logrado uno de los propósitos principales del estudio del trabajo si la investigación
sirve para que el director gerente revise su política de ventas. Sin embargo, los especialistas
entusiastas harían bien en meditar y recordar que tales reacciones en cadena acaban
inspirando a alguien la pregunta: « ¿ Quién fue el que empezó? », y a nadie le gusta ser
puesto en evidencia. También aquí será necesario obrar con mucho tacto. No es misión del
especialista en estudio del trabajo imponer una política de ventas, sino solamente señalar a
la dirección el efecto de la que aplica sobre los costos y, por tanto, sobre la capacidad de
competencia de la empresa.
Se ve, pues, que el propósito de la medición del trabajo es revelar la naturaleza e
importancia del tiempo improductivo, sea cual fuere su causa, a fin de eliminarlo, y fijar unas
normas de rendimiento que sólo se cumplirán si se elimina todo el tiempo improductivo
evitable y si el trabajo se ejecuta con el mejor método posible y personal idóneo por sus
aptitudes y formación. 
Ahora podemos examinar con mayor detalle los usos y técnicas de la medición del trabajo.
3. Usos de la medición del trabajo
Revelar la existencia y las causas del tiempo improductivo es importante, pero posiblemente
a la larga lo sea menos que fijar tiempos tipo acertados, puesto que éstos se mantendrán
mientras continúe el trabajo a que se refieren y deberán hacer notar todo tiempo
improductivo o trabajo adicional que aparezca después de fijados tales tiempos tipo. En el
proceso de fijación de los tiempos tipo quizá sea necesario emplear la medición del trabajo
para: 
1) comparar la eficacia de varios métodos: en igualdad de condiciones, el mejor será el que
lleve menos tiempo;
2) repartir el trabajo dentro de los equipos, con ayuda de diagramas de actividades múltiples,
para que, en lo posible, le toque a cada cual una tarea que lleve el mismo tiempo (véase
capítulo 10, sección 4); 
3) determinar, mediante diagramas de actividades múltiples para operario y máquina, el
número de máquinas que puede atender un operario (véase capítulo 10, sección 4).
Una vez fijados, los tiempos tipo pueden ser utilizados para: 
4) obtener información en que basar el programa de producción, incluidos datos sobre el
equipo y la mano de obra que se necesitarán para cumplir el plan de trabajo y aprovechar la
capacidad de producción; 
5) obtener información en que basar presupuestos de ofertas, precios de venta y plazos de
entrega; 6) fijar normas sobre uso de la maquinaria y desempeño de la mano de obra que
puedan ser utilizadas con cualquiera de los fines que anteceden y como base de sistemas de
incentivos; 
7) obtener información que permita controlar los costos de mano de obra y fijar y mantener
costos estándar. Se ve, pues, que la medición del trabajo proporciona la información básica
necesaria para llegar a organizar y controlar las actividades de la empresa en que interviene
el factor tiempo. La forma en que se aplica entonces se entenderá mejor después de ver
cómo se calculan los tiempos tipo.
4. El procedimiento básico
Se explicaron las etapas fundamentales del estudio del trabajo, que abarca tanto el estudio
de métodos corno la medición del trabajo. El procedimiento básico del estudio de métodos se
describió por separado en la figura 21 (pág. 81) y en las páginas 80-82. Vamos ahora a
examinar tan sólo las etapas necesarias para efectuar sistemáticamente la medición del
trabajo, etapas expuestas en el diagrama de la figura 65, a saber:
SELECCIONAR el trabajo que va a ser objeto de estudio
REGISTRAR   todos los datos relativos a las circunstancias en que se realiza el trabajo, a los
métodos y a los elementos de actividad que suponen. 
EXAMINAR   los datos registrados y el detalle de los elementos con espíritu crítico para
verificar si se utilizan los métodos y movimientos más eficaces y separar los elementos
improductivos o extraños de los productivos.
MEDIR  la cantidad de trabajo de cada elemento, expresándola en tiempo, mediante la
técnica más apropiada de medición del trabajo.
COMPILAR el tiempo tipo de la operación previendo, en caso de estudio de tiempos con
cronómetro, suplementos para breves descansos, necesidades personales, etc.
DEFINIR  con precisión la serie de actividades y el método de operación a los que
corresponde el tiempo computado y notificar que ése será el tiempo tipo para las actividades
y métodos especificados.   
Figura 65. Medición del Trabajo
Estas etapas sólo tendrán que seguirse en su totalidad cuando se desee fijar tiempos tipo. Si
la medición del trabajo se utiliza para averiguar los tiempos improductivos antes o en el curso
de un estudio de métodos o para comparar la eficacia de varios métodos posibles,
probablemente basten las cuatro primeras etapas. 
5. Las técnicas de medición del trabajo
Las principales técnicas que se emplean en la medición del trabajo son las siguientes: 
El muestreo del trabajo;
Estudio de tiempos con cronómetro;
Sistemas de normas de tiempo predeterminadas (NTPD);
Datos tipo.
En los próximos capítulos describiremos más detalladamente cada una de estas técnicas.
Desarrollado y enviado por:
Profesor Leopoldo Colmenares
lcolmen@usb.ve
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.