Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Planificación, Programación y Control de la Producción



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 3 
Next page End 1 2 3  

PROCESO DE PLANIFICACIÓN, PROGRAMACIÓN Y CONTROL DE LA
PRODUCCIÓN.
UNA APROXIMACIÓN TEÓRICA Y CONCEPTUAL
William Ariel Sarache Castro 
Ingeniero Industrial (CUI, 1993) 
Master en Producción (UCLV,1999) 
Candidato a Doctor en Ciencias Técnicas.(UCLV) 
Profesor Asistente de la Universidad Nacional de Colombia
1. Introducción
Son variados y similares los enfoques que con respecto al proceso de planificación, programación
y control de la producción han sido tratados por diversos autores tales como Schroeder [1992],
Tawfik & Chauvel [1992], Nahmias [1997], Rigss [1998], Buffa & Sarin [1995], Meredith & Gibbs
[1986] entre otros, quienes establecen, en términos generales, que este se inicia con las
previsiones, de las cuales se desprenden los planes a largo, mediano y corto plazo. Este enfoque,
a juicio del autor presenta algunas falencias, ya que carece del concepto integrador que en el
sentido vertical, debe comenzar en la estrategia empresarial y que en el sentido horizontal, debe
relacionarse con los demás subsistemas de la organización. 
Otros autores como Starr, [1979], Companys Pascual, [1989], Ploss, [1987] y Chase & Aquilano
[1995], Adam & Ebert [1991], ofrecen en sus obras modelos de gestión de la producción que, a
pesar de establecer un concepto integrador en el sentido vertical, no expresan claramente la
integración en el sentido horizontal. Tal vez son Vollmann et al [1997] y Domínguez Machuca et al
[1995], quienes de acuerdo a la literatura consultada presentan un mejor enfoque, pues
consideran la integración en ambos sentidos. Al respecto, este último autor afirma que, el proceso
de planificación y control de la producción debe seguir un enfoque jerárquico, en el que se logre
una integración vertical entre los objetivos estratégicos, tácticos y operativos y además se
establezca su relación horizontal con las otras áreas funcionales de la compañía.
Básicamente las cinco fases que componen el proceso de planificación y control de la producción
son [Domínguez Machuca 1995]:
1.
Planificación estratégica o a largo plazo. 
2.
Planificación agregada o a medio plazo. 
3.
Programación maestra. 
4.
Programación de componentes. 
5.
Ejecución y control.
Es importante anotar, que de acuerdo con Domínguez Machuca [1995], estas fases se deberán
llevar a cabo en cualquier empresa manufacturera, independientemente de su tamaño y actividad,
aunque la forma como estas se desarrollen dependerá de las características propias de cada
sistema productivo. La figura 1, resume las principales fases mencionadas junto con los planes
que de ellos se derivan, relacionando por un lado, los niveles de planificación empresarial y por
otro la planificación y gestión de la capacidad.
Teniendo en cuenta los aspectos que se deben considerar en el proceso de planificación,
programación y control de la producción y en aras de su importancia en las acciones de
mejoramiento de la capacidad competitiva de una organización, a continuación se procederá a
analizar de manera detallada los aportes de distintos autores en cuanto a conceptos, métodos y
técnicas más empleados en cada una de sus fases.
Figura 1. Proceso de Planificación, programación y control de la producción
Fuente: Domínguez Machuca José Antonio, 1995
2. Pronósticos
En aproximación a lo expresado por Rigss [1998], Domínguez Machuca et al [1995], Buffa & Sarin
[1992], Adam & Ebert [1991], Hanke & Deitsch [1996] y Voris [1977], se puede afirmar, que los
pronósticos son el primer paso dentro del proceso de planificación de la producción y estos sirven
como punto de partida, no solo para la elaboración de los planes estratégicos, sino además, para
el diseño de los planes a mediano y corto plazo, lo cual permite a las organizaciones, visualizar de
manera aproximada los acontecimientos futuros y eliminar en gran parte la incertidumbre y
reaccionar con rapidez a las condiciones cambiantes con algún grado de precisión. 
Desde el punto de vista conceptual, algunos autores [Tawfik & Chauvel, 1992; Adam & Ebert,
1991; Kalenatic & Blanco, 1993] expresan la importancia de diferenciar entre los términos
predicción y pronóstico, ya que de acuerdo a su criterio, las predicciones se basan meramente en
la consideración de aspectos subjetivos dentro del proceso de estimación de eventos futuros,
mientras que los pronósticos, se desarrollan a través de procedimientos científicos, basados en
datos históricos, que son procesados mediante métodos cuantitativos. 
En lo referente a los tipos de pronósticos, estos pueden ser clasificados de acuerdo a tres
criterios: según el horizonte de tiempo, según el entorno económico abarcado y según el
procedimiento empleado [Hanke & Deitsch,1996].
Los pronósticos según el horizonte de tiempo pueden ser de largo plazo, mediano plazo o corto
plazo [Domínguez Machuca et al, 1995; Lockyer, 1995; Hanke & Deitsch,1996] y su empleo va
desde la elaboración de los planes a nivel estratégico hasta los de nivel operativo.
Los pronósticos según el entorno económico pueden ser de tipo micro o de tipo macro y se
definen de acuerdo al grado en que intervienen pequeños detalles vs. grandes valores resumidos
[Hanke & Deitsch, 1996].
Los pronósticos según el procedimiento empleado pueden ser de tipo puramente cualitativo, en
aquellos casos en que no se requiere de una abierta manipulación de datos y solo se utiliza el
juicio o la intuición de quien pronostica o puramente cuantitativos, cuando se utilizan
procedimientos matemáticos y estadísticos que no requieren los elementos del juicio.
Tal vez esta última clasificación es la más generalizada por los distintos autores consultados de
acuerdo con los cuales, los métodos cualitativos y cuantitativos que se pueden aplicar en la
elaboración de los pronósticos son los siguientes: [Buffa & Sarin; Adam & Ebert,1991; Hanke &
Deitsch,1996; Tawfik & Chauvel, 1992, Monks, 1991; Chase & Aquilano, 1995; Rigss,1998;
Schroeder,1992]: 
Métodos Cualitativos: Método Delphi, método del juicio informado, método de la
analogía de los ciclos de vida y método de la investigación de mercados. 
Métodos cuantitativos: Métodos por series de tiempo y métodos causales.
Una clasificación de los métodos aplicados en la elaboración de pronósticos, realizada con base en
Hanke & Deitsch [1996] y Schroeder [1992], se presenta en la tabla 1. 
Tabla 1. Clasificación de los métodos de pronóstico
Basada en: Hanke & Deitsch [1996] y Schroeder [1992].
Nombre
Horizonte de predicción
Delphi
Mediano y largo plazo
Juicio informado
Corto plazo
Analogía de ciclos de vida
Mediano y largo plazo
 
METODOS
CUALITATIVOS
Investigación de mercados
Corto y mediano plazo
Tipo
Nombre
Horizonte
No formales
Corto
Promedio simple
Corto
Promedio móvil
Corto
Suavización
exponencial
Corto
Suavización
exponencial lineal
Corto
Suavización
exponencial
cuadrática
Corto
Suavización
exponencial
estacional
Corto
Filtración
adaptativa
Corto
Descomposición
clásica
Corto
Modelos de
tendencia
exponencial
Mediano y largo
Ajuste de curva S
Mediano y largo
Modelo de
Gompertz
Mediano y largo
Curvas de
crecimiento
Mediano y largo
Census II
Corto
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SERIE DE
TIEMPO
Box-Jenkins
Corto
Regresión simple
Mediano
Regresión Múltiple
Mediano
Indicadores
principales
Corto
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
METODOS
CUANTITATIVOS
 
 
 
CAUSALES
Modelos
econométricos
Corto
Regresión múltiple
de series de
tiempo.
Mediano y largo
 
Resulta evidente que uno de los principales problemas del administrador de operaciones, es el de
seleccionar el mejor método de pronóstico, que debe obedecer, en el caso de los métodos
cuantitativos, al comportamiento histórico de los datos, con base en el análisis de los patrones de
comportamiento medio, tendencia, ciclos estacionales y elementos aleatorios. En el caso de que
los datos históricos no existan o sean poco confiables, lo mejor es emplear un método cualitativo,
los cuales, aunque no ofrecen un alto grado de seguridad, resultan mejores que nada.
Uno de los elementos de juicio que permiten la selección del método, lo proporciona el análisis de
error, el cual expresa la diferencia entre los datos reales y los pronosticados. Los métodos de
cálculo del error del pronóstico más comunes son: Error promedio, Desviación Absoluta Media
(MAD), Error Cuadrado Medio (MSE), Error Porcentual Medio Absoluto (MAPE) y la Media de las
Desviaciones por Periodo (BIAS).
De cualquier forma, el mejor pronóstico es aquel, que además de manipular los datos históricos
mediante una técnica cuantitativa, también hace uso del juicio y el sentido común empleando el
conocimiento de los expertos. [Hanke & Deitsch 1996]
3. Planeación a largo plazo
Una de las necesidades expresas, en el camino para mejorar la competitividad, es la adopción de
una correcta estrategia de operaciones, la cual es definida por Schroeder [1995] como una visión
de la función de operaciones que depende de la dirección o impulso generales para la toma de
decisiones. Esta visión, se debe integrar con la estrategia empresarial y con frecuencia, aunque no
siempre, se refleja en un plan formal. 
La estrategia de operaciones debe dar como resultado un patrón consistente de toma de
decisiones en las operaciones y una ventaja competitiva para la compañía. Así mismo, Chase &
Aquilano [1995], expresan, como aspecto importante a considerar, que dicha estrategia debe
especificar la manera en que la empresa empleará sus capacidades productivas para apoyar la
estrategia corporativa. Todo esto significa, que la estrategia de operaciones debe surgir de una
estrategia empresarial a largo plazo y a su vez, debe integrarse de manera horizontal con las
estrategias de los demás subsistemas de la compañía. 
De acuerdo con esta afirmación y en concordancia con Domínguez Machuca et al [1995], la
estrategia de operaciones se constituye como un plan a largo plazo para el subsistema de
operaciones, en el que se recogen los objetivos a lograr y los cursos de acción, así como la
asignación de recursos a los diferentes productos y funciones. Todo ello debe perseguir el logro de
los objetivos globales de la empresa en el marco de su estrategia corporativa, constituyendo
además un patrón consistente para el desarrollo de las decisiones tácticas y operativas del
subsistema. Lo anterior, no difiere del concepto de Schroeder [1992], quien agrega además que la
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.