Portal para Investigadores y Profesionales

Encuentra más Cursos o Publica tu Contenido en ElPrisma.com





Productividad



Enlaces Patrocinados






Navigation bar
  Start Previous page
 1 of 2 
Next page End 1 2  

Productividad
Conceptos Modernos de Productividad
Investigación desarrollada y enviada por:
Dra. Esperanza Carballal del Río
ecrio2006[en]enet.cu
Cuba
1. INTRODUCCION 
En estos últimos veinticinco años lo que ha sucedido en el ambiente de los
sistemas productivos es una verdadera revolución, pues hace un cuarto de siglo
difícilmente pensábamos en el reto que podría significar la competencia japonesa,
la calidad y la globalización de productos y servicios. 
Todo este proceso de cambio que ha tenido lugar ha motivado a diferentes
autores a nivel internacional, ha tratar el problema del logro y de la medición de
la calidad y de la productividad desde diversos enfoques y utilizando diferentes
tecnologías. Esto hace que, si bien se cuente con una amplia bibliografía al
respecto, su utilidad no sea totalmente aprovechada al ser tratado el tema
normalmente a nivel de empresa y de forma genérica, por lo que el usuario,
gerente o consultor, debe pasar por una gran elaboración conceptual previa, a fin
de poder aplicar dichos conceptos y términos correctamente a las diversas
unidades de la empresa. 
Si analizamos la palabra PRODUCTIVIDAD, la podremos descomponer en los dos
términos que la componen: PRODUCCION Y ACTIVIDAD. Esto es lo que ha
conllevado durante muchos años a la creencia de que este concepto está asociado
únicamente a la actividad productiva de la empresa y ha limitado su utilización en
otras áreas que no clasifican como tal. 
Concepto de Productividad
Así observamos el uso de este concepto en diversos organismos internacionales,
como son: 
OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico).
Productividad es igual a producción dividida por cada uno de sus elementos de
producción. 
OIT (Organización Internacional del Trabajo). Los productos son fabricados
como resultados de la integración de cuatro elementos principales: tierra, capital,
trabajo y organización. La relación de estos elementos a la producción es una
medida de la productividad. 
EPA ( Agencia Europea de Productividad). Productividad es el grado de
utilización efectiva de cada elemento de producción. Es sobre todo una actitud
mental. Busca la constante mejora de lo que existe ya. Está basada sobre la
convicción de que uno puede hacer las cosas mejor hoy que ayer, y mejor
mañana que hoy. Requiere esfuerzos continuados para adaptar las actividades
económicas a las condiciones cambiantes y aplicar nuevas técnicas y métodos. Es
la firme creencia del progreso humano. 
El concepto más generalizado de productividad es el siguiente: 
Productividad = Producción = Resultados Logrados Insumos Recursos Empleados 
De esta forma se puede ver la productividad no como una medida de la
producción, ni de la cantidad que se ha fabricado, sino como una medida de lo
bien que se han combinado y utilizado los recursos para cumplir los resultados
específicos logrados. 
Esta definición de productividad se asocia con el logro de un producto eficiente,
enfocando la atención específicamente en la relación del producto con el insumo
utilizado para obtenerlo. 
Pero igual que han evolucionado otros conceptos, ha evolucionado el concepto de
productividad y sobre todo han influido en ello los cambios que se han operado en
la manera en que en el mercado empresarial contemporáneo se considera la
CALIDAD. 
2. CALIDAD Y PRODUCTIVIDAD: DOS CONCEPTOS MUY LIGADOS 
La Calidad desde el punto de vista conceptual ha pasado por diferentes etapas,
desde el surgimiento de la industria manufacturera donde se le consideraba como
algo que debía ser inspeccionado para poder obtener determinados
requerimientos técnicos que eran precisados por el productor; continuando la
etapa posterior de control estadístico de la calidad, donde se aplicaban técnicas
de muestreo a lo largo del proceso, con el objetivo de detectar a tiempo cualquier
irregularidad y garantizar que el producto que saliera cumpliera, igualmente, los
requisitos preestablecidos por el productor; en una etapa más actual se
instrumentan programas y sistemas de calidad a todas las fases de concepción,
diseño y producción, incluyendo el servicio posventa; y hoy la calidad es posible
administrarla. 
En esta última fase el énfasis está puesto en el mercado, las necesidades y
expectativas del cliente. Pero además la Calidad se ve como un enfoque de
dirección, que no sólo contempla la calidad del producto, sino el sistema de
dirección en su totalidad. 
Como vemos el concepto de CALIDAD, ha dado un cambio de 180º; ya que no
basta producir de acuerdo a determinados requerimientos o normas técnicas sino
producir de acuerdo a lo que el cliente necesita. Es por eso que J. Juran plantea
que la “Calidad es adecuación al uso”; James Harrigton nos dice: “Calidad es el
grado en que satisfacemos las expectativas de los clientes” y Crosby nos plantea
“Calidad es cumplir los requisitos”. 
En los sistemas tradicionales que hasta recientemente se han venido trabajando: 
Precio de Venta = Costo + Beneficio
Pero esta fórmula ya no da resultados pues no toma en cuenta al cliente, y éstos
actualmente no están dispuestos a pagar las ineficiencias del productor, que
hacen aumentar los costos. Esta forma de pensar confunde valor con precio y por
tanto no es adecuada en una época de alta productividad, al no tener en cuenta
las necesidades del cliente. 
Actualmente se parte de la fórmula: 
Beneficios = Precio - Costo
Considerando que el precio lo fija el mercado y los clientes, por tanto para
obtener beneficios, sólo podemos hacerlo reduciendo los costos tanto como sea
posible y esto último sólo lo podemos hacer logrando niveles más altos de
productividad. 
Todo lo anterior nos hacer llegar a la conclusión de que el concepto de
productividad bajo este nuevo enfoque de dirección, debe haber cambiado
también y ya no se le puede ver con ese sentido restringido donde realmente se
disminuye su importancia y se le interpreta mal. 
Esto último lo planteamos, porque en muchas empresas cuando se habla de
mejora de la productividad, inmediatamente los obreros piensan que se va a
intensificar su trabajo, que se va a pagar menos salarios o que se va aumentar el
ritmo de trabajo; y desde el comienzo tienden a sabotear todos estos programas,
cuando no están precedidos por un buen seminario que haga comprender
realmente qué es mejorar la productividad y la calidad para la empresa. 
Si abrimos el diccionario Larousse en la palabra productividad, vamos a encontrar
algo muy interesante: “Facultad de producir. Calidad de lo que es productivo”.
Esto nos hace ver que terminológicamente, productividad es sinónimo de
“evaluación de la calidad”. 
Por lo que pudiéramos entonces afirmar que la PRODUCTIVIDAD EVALUA LA
CAPACIDAD DEL SISTEMA PARA ELABORAR PRODUCTOS QUE SON
REQUERIDOS (QUE SE ADECUAN AL USO) Y A LA VEZ EL GRADO EN QUE
SE APROVECHAN LOS RECURSOS UTILIZADOS, ES DECIR EL VALOR
AGREGADO. 
Para poder incrementar el Valor Agregado se hace necesario producir lo que el
mercado (cliente) valora y hacerlo con el menor consumo de recursos, todo lo
cual nos permitirá reducir los costos y por ende incrementar los beneficios,
haciendo a nuestra organización más productiva. 
3. INDICADORES ASOCIADOS A LA PRODUCTIVIDAD Y LA CALIDAD 
Existen tres criterios comúnmente utilizados en la evaluación del desempeño de
un sistema, los cuáles están muy relacionados con la calidad y la productividad:
eficiencia, efectividad y eficacia. Sin embargo a veces, se les mal interpreta, mal
utiliza o se consideran sinónimos; por lo que consideramos conveniente
puntualizar sus definiciones y su relación con la calidad y la productividad. 
EFICIENCIA: Se le utiliza para dar cuenta del uso de los recursos o
cumplimiento de actividades con dos acepciones o cumplimiento de actividades
con dos acepciones: la primera, como la “relación entre la cantidad de recursos
utilizados y la cantidad de recursos estimados o programados”; la segunda,,
como “grado en el que se aprovechan los recursos utilizados transformándose en
productos”. 
Cómo se puede observar ambas definiciones están vinculados a la vertiente de la
productividad más difundida en la literatura; pero si sólo utilizáramos este
indicador como medición de la productividad únicamente asociaríamos la
productividad al uso de los recursos; sólo se tomaría en cuenta la cantidad y no la
calidad de lo producido, pondríamos un énfasis mayor “hacia adentro” de la
organización, buscando a toda costa ser mas eficiente y pudiendo obtener un
estilo eficientista para toda la organización que se materializaría en un análisis y
control riguroso del cumplimiento de los presupuestos de gastos, el uso de las
horas disponibles, etc. 
Consideramos que tenemos un restaurante y siguiendo nuestro estilo eficientista,
confeccionaremos los diferentes platos ahorrando al máximo los recursos para de
esa forma obtener mayor eficiencia. ¿Comería Ud. en un restaurante que ahorra
el tomate en una carne guisada o que ahorra la sal en un pollo en cazuela? A lo
mejor sí a lo mejor no, claro que eso está en de acuerdo a sus gustos culinarios,
pero en general eso no es lo que está buscando el dueño del restaurante, sino
ahorrar a toda costa, independientemente de los gustos de sus clientes. 
No obstante las limitaciones, el concepto de eficiencia nos lleva a tener siempre
presente la idea del costo, a través del uso que hagamos de los recursos. 
EFECTIVIDAD: Es la relación entre los resultados logrados y los resultados
propuestos, o sea nos permite medir el grado de cumplimiento de los objetivos
planificados. 
Cuando se considera la cantidad como único criterio se cae en estilos efectivistas,
aquellos donde lo importante es el resultado, no importa a qué costo. La
efectividad se vincula con la productividad a través de impactar en el logro de
mayores y mejores productos (según el objetivo); sin embargo, adolece de la
noción del uso de recursos. 
Cuántas organizaciones se vanaglorian con reflejar sus logros productivos en
murales y hasta en anuncios de prensa, “Este año se sobrecumplió el plan de
....”. Pero nunca nos dicen cuánto costó ese resultado y si el mismo respondía a
las necesidades de los clientes. 
No obstante, este indicador nos sirve para medir determinados parámetros de
calidad que toda organización debe preestablecer y también para poder controlar
los desperdicios del proceso y aumentar el valor agregado. 
EFICACIA: Valora el impacto de lo que hacemos, del producto o servicio que
prestamos. No basta con producir con 100% de efectividad el servicio o producto
que nos fijamos, tanto en cantidad y calidad, sino que es necesario que el mismo
sea el adecuado; aquel que logrará realmente satisfacer al cliente o impactar en
el mercado. 
Como puede deducirse, la eficacia es un criterio muy relacionado con lo que
hemos definido como calidad (adecuación al uso, satisfacción del cliente), sin
embargo considerando ésta en su sentido amplio: CALIDAD DEL SISTEMA. 
Del análisis de estos tres indicadores se desprende que no pueden ser
considerados ninguno de ellos de forma independiente, ya que cada uno brinda
una medición parcial de los resultados. Es por ello que deben ser considerados
como un Sistema de Indicadores que sirven para medir de forma integral la
PRODUCTIVIDAD.
IV. REQUERIMIENTOS DE UN SISTEMA DE INDICADORES DE GESTION. 
Para medir el desempeño de una empresa necesitamos de un sistema de
indicadores de gestión. Estos son la expresión cuantitativa del comportamiento de
la empresa, de un área o proceso; cuya magnitud, de ser comparada con algún
otro nivel de referencia, nos podrá estar señalando una desviación sobre la cual
se tomaron acciones correctivas o preventivas según el caso. 
En la elaboración de los indicadores de gestión se deben tener en cuenta los
elementos siguientes: 
. El objetivo
. La definición
. Los niveles de referencia
. La responsabilidad
. Los puntos de lectura
. La periodicidad
. El sistema de procesamiento y toma de decisiones
El objetivo: Debe expresar el ¿para qué? queremos gerenciar el indicador
seleccionado. Expresa el lineamiento político, la mejora que se busca y el sentido
de esa mejora. 
La definición: Es la expresión matemática que cuantifica el estado de la
característica o hecho que queremos controlar. Debe ser expresada de la manera
más específica posible, evitando incluir causas y/o soluciones. La definición debe
contemplar sólo la característica del hecho (efecto) que observaremos y
mediremos. 
Ej. % de defectos del total de unidades producidas. 
Niveles de referencia: Para realizar el proceso de control es necesaria la
comparación y ésta no es posible si no contamos con una referencia contra la cual
constatar el valor de un indicador. Esta desviación es la que realmente se nos
transforma en un reto a enfrentar. 
Existen diversos niveles de referencia: 
a. Histórico: Serie de tiempo de un indicador que nos da la variación en el
tiempo. 
b. Estándar: Representa el valor alcanzable, si hacemos “bien” nuestras tareas. 
c. Teórico: Es un dato de diseño. Es dado fundamentalmente por el fabricante. 
d. Requerimientos de los usuarios: Utilizando los requerimientos del cliente, nos
permite conocer las pautas inmediatas de la mejora. Nos puede llevar a
reorientar acciones frente a la competencia. 
e. Competencia: 1) Aquellos que se refieren al producto final. 2) Aquellos que se
refieren al proceso. 
Los primeros deben considerarse ineludibles, pues el cliente optará por el mejor.
Los segundos inciden en los niveles de costos y por esa vía en la magnitud de los
beneficios. 
f. Consideraciones políticas: Son valores de referencias por razones de prestigio,
por compromisos de seguridad, etc. 
g. Planificados: Está presente en todos los niveles anteriores. Son las metas que
podemos y debemos alcanzar en le futuro inmediato. 
Responsabilidades: Nos referimos a quien(es) le corresponde actuar en cada
momento y en cada nivel de la organización, frente a la información que nos está
suministrando el indicador. Puntos de Lectura: ¿Cómo se obtienen y conforman
los datos? ¿en qué sitio se hacen las observaciones? ¿con qué instrumentos se
harán las mediciones? ¿quién hace las lecturas? ¿cuál es el procedimiento de
captación?. La respuesta a estas y otras preguntas nos permitirá cumplir con este
elemento. 
Periodicidad: ¿Cada cuánto tiempo se mide el indicador? ¿Cómo se presentan los
datos: físicos, promedios, diarios, promedios semanales o mensuales?. Así se
determina el momento de la medición. 
Sistema de información y toma de decisiones: Debe ser lo suficientemente ágil y
rápido el sistema para asegurar la retroalimentación a cada nivel de la
organización y según la responsabilidad de cada uno. 
Como resumen debemos recomendar que este sistema de indicadores sea
presentado en un diagrama causa-efecto donde se muestren las interrelaciones
con otros indicadores. 
V. SISTEMA DE INDICADORES DE PRODUCTIVIDAD RECOMENDADO A
UTILIZAR. 
Es necesario realizar la aclaración de que abordaremos el sistema de indicadores
que nos servirá para medir la productividad y por ende la calidad de la Empresa,
del área o del proceso. Estos indicadores los expresaremos en su forma más
general y aunque daremos algunos ejemplos, los mismos deben ser adecuados al
tipo de actividad que se realice en cada lugar. 
Si consideramos a la organización formada por un conjunto de procesos que se
interconectan con el objetivo de alcanzar los resultados finales, podemos
entonces observar que en cada uno existen uno o varios suministradores, que se
realiza un proceso de transformación a partir de los insumos que suministran y
que con ello se obtiene un producto o resultado que será destinado a un cliente
con el objetivo de satisfacer una necesidad. 
PROCESO 
Pero este proceso no es arbitrario, ni anárquico, ya que el mismo debe responder
al cumplimiento de una MISION específica que contribuya o aporte al
cumplimiento de la Misión global de toda la organización. 
Esto nos lleva a pensar, que para identificar o precisar los indicadores que
comprende el Sistema, se hace necesario primero definir la Misión Global y las
Misiones específicas de cada proceso de manera, que permita hacer un análisis de
los procesos que lo constituyen y definir, para cada caso, cuales son los
indicadores que permitirán gestionar el cumplimiento de su Misión. 
Aún cuando cada caso tenga sus especificidades en base a la Misión definida,
podemos encontrar en todos un grupo genérico de indicadores válidos para
diferentes situaciones . 
Estos indicadores son: 
Grado de satisfacción del cliente
Efectividad en el cumplimiento de los compromisos
Eficiencia en el uso de los recursos
Grado de satisfacción y motivación de los recursos humanos
Grado de satisfacción del Cliente: El grado de satisfacción del cliente puede ser
medido a partir de dos aspectos básicos: a) concordancia del diseño del producto
o servicio con los requisitos que él valora y b) concordancia del producto o del
servicio con las especificaciones del diseño. 
Lo más común en las organizaciones es prestar mayor atención al segundo
aspecto. Esto puede conllevar a que se cumplan a la perfección las
especificaciones del producto o servicio de acuerdo a lo diseñado; pero que este
producto o servicio no nos garantice tener clientes satisfechos. 
Este concepto es válido no sólo para los clientes externos, sino también para toda
la cadena de clientes internos de la organización. 
Previous page Top Next page
Comparte ElPrisma.com en:   Tweet     Mister Wong 


Es política de El Prisma.com cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales que protegen la propiedad intelectual y los Derechos de Autor (Copyright). Los textos mostrados en esta página han sido enviados por nuestros usuarios que han declarado ser los autores de los mismos y han permitido su uso por parte de www.elprisma.com, si usted considera que la información contenida en esta página viola sus derechos de autor, por favor envíenos su notificación de infracción a sugerencias1[en]elprisma.com y removeremos los textos de nuestros servidores. Condiciones de Uso.

Administración de Empresas y Negocios, Economía y Finanzas, Mercadeo y Publicidad, Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Teología, Pedagogía, Ciencias Políticas, Derecho, Historia, Bellas Artes, Comunicación y Periodismo, Español y Literatura, Filosofía, Ingeniería Civil, Ingeniería de Minas y Petróleos, Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Eléctrica y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química, Biología, Física, Geografía, Matemáticas, Química, Medicina, Odontología, Psicología, Agronomía, Veterinaria, Zootecnia.